All posts by Encuentro Madrid 2017

[Analisis] Apocalipsis nuclear y razón de Estado

texto de Nicola Chiaromonte (1971)

Robert Oppenheimer ha afirmado en París que él sí cree en el Apocalipsis nuclear, explicando además que, por «Apocalipsis», él entiende la destrucción de la humanidad, no cualquier desastre, por inmenso que fuese. «Ya no nos es lícito pensar que el género humano podría sobrevivir a una guerra nuclear». Interrogado por la eficacia de un control internacional o acerca de un acuerdo de desarme, el célebre físico ha respondido que se trataría de paliativos, y además inviables, porque, dada la evolución actual de la ciencia, toda medida de control que se acordara probablemente quedaría obsoleta en un par de años. En cuanto a la «bomba limpia[1]» de la que tan orgulloso se siente su colega Edward Teller, Oppenheimer ha señalado que no deja de ser un artilugio capaz de destruir todo lo que se halle en un radio de ochocientos kilómetros cuadrados, y por tanto no eliminaría el carácter de «suicidio ciego» implícito en el uso de este tipo de armas.

Los motivos del pesimismo de Oppenheimer son evidentes: carece de confianza alguna no sólo en la sabiduría, sino incluso en el simple raciocinio de los hombres de Estado, militares y expertos de los que dependen hoy en día las «decisiones importantes». Nuestro científico no dice que los hombres de Estado, los militares y los expertos sean unos estúpidos, ni que estén locos; afirma que todos ellos se encuentran en una situación tal que sólo les permite actuar de manera estúpida y descabellada: es decir, deben ignorar deliberadamente la enorme magnitud de los problemas que plantean sus actos. Si lo reconocieran, deberían dejar de actuar como actúan, pero para hacerlo deberían adoptar un principio de acción distinto del único que son capaces de comprender: la razón de Estado. Las armas nucleares, y aquellas no menos terribles de las que no se habla pero que también existen, exigirían que se pensase en términos de destino de la humanidad y de la naturaleza del universo, y no en término de Estados. Sin embargo, el universo y la humanidad son conceptos vagos, y el del Estado, por el contrario, es un concepto preciso, o eso parece. Por lo tanto, están dispuestos a adoptar todos los paliativos imaginables (aunque esto también sólo en teoría), pero no medidas radicales, las únicas eficaces. Y la medida más radicalmente indispensable sería, a día de hoy, la adopción de formas de pensar proporcionales a la nueva realidad de un mundo donde todo es posible y nada es seguro, en el que toda presunción de certeza corre el riesgo de provocar una catástrofe. Cuáles podrían ser estas formas de pensar más apropiadas es algo que, sin embargo, nadie sabe: tampoco los científicos. Oppenheimer dice que haría falta un nuevo tipo de filósofo que empezase a sugerirlas. Hoy por hoy, solamente puede afirmarse que la humildad, la cautela y el reconocimiento de nuestra ignorancia deberían ser sus primeros postulados.

Oppenheimer describe la situación moral del científico contemporáneo en estos términos: «El desarrollo de la ciencia ha venido acompañado de un grado de especialización tal que, en la actualidad, no hay nadie que pueda poseer más que una ínfima parcela del conocimiento humano. Esto suscita un sentimiento de ignorancia y soledad cuya intensidad parece proporcional al conocimiento… En lo que concierne a los científicos nucleares, a este desconcierto se le suma el miedo a un arma sobre la que ninguna cifra exagera su horror, y que debería llenar de pesadumbre el espíritu de toda persona honesta que se encuentre en una posición de poder».

La paradoja de la ciencia moderna reside en que este sentimiento de ignorancia y de soledad, esta reducción de lo que un individuo puede saber a un parcela cada vez más insignificante, camina de la mano de la certeza de la apertura de horizontes ilimitados de conocimiento y poder. «Creo que la idea de progreso científico está ligada de manera indisoluble a la noción de destino humano», afirma Oppenheimer; y cabría interpretar que, entre otras cosas, quiere decir que ningún avance del conocimiento es hoy puramente teórico: incluso las construcciones más abstrusas de las matemáticas pueden convertirse en medios para influenciar, modificar o poner en peligro las condiciones de existencia de la humanidad. En consecuencia, el científico no puede sentirse en ningún momento exento de responsabilidad, libre de jugar con las hipótesis, seguro, como se sentía en el siglo pasado, de que sus descubrimientos no pueden, en definitiva, sino ser útiles a la humanidad.

Según Oppenheimer, el científico no puede siquiera contar con la idea de que, de la conjunción del límite cada vez más estrecho de lo que puede saber un individuo y del vertiginoso desarrollo del conocimiento, se acabará desembocando en una síntesis armónica y global: «El conocimiento jamás volverá a tener, en mi opinión, un carácter global… Estamos condenados a vivir en un mundo en el que, cada vez que se plantee un problema, de éste surgirá inmediatamente uno nuevo, y así indefinidamente. Una de las características más angustiosas del conocimiento es su irreversibilidad. Temo que aquellos que aspiran hoy día a la síntesis o a la unidad no hacen más que apelar a un tiempo ya desaparecido. Creo que una síntesis semejante sólo podría obtenerse con el precio de la tiranía o de la renuncia. Para mí, el único camino posible es el de la búsqueda del equilibrio: el científico lo practica sin cesar. Es precisamente la disciplina científica la que lo obliga a ese equilibrio, la que le impone distinguir lo nuevo de lo habitual, lo esencial de lo superfluo, el heroísmo de la servidumbre. La ciencia exige una noción de verdad exenta de ambigüedad… Implica necesariamente una fraternidad y una comunidad de espíritu y de acción sin la cual el hombre quedaría impotente, prisionero de una visión demasiado angosta de su condición en un universo demasiado complejo y demasiado vasto. Si la experiencia del científico se pudiera comunicar —y considero importante que así sea—, esto permitiría preparar a un mayor número de individuos para la difícil situación en la que se halla el hombre en el universo, situación ante la cual tanto los filósofos como los gobernantes de nuestra época me parecen cruelmente anacrónicos».

Oppenheimer, por tanto, predica la humildad y el equilibrio. Esta lección él la aprendió como consecuencia de una experiencia que resultó ser una prueba definitiva: el hecho de haberse encontrado, como científico, en lo más alto, entre aquellos que tomaron las grandes decisiones, y por haber tenido que actuar también él de forma descabellada, esto es, sin saber lo que hacía, sin poseer un criterio fiable de elección; a ciegas y por ciega necesidad. Había fabricado la bomba atómica sin saber si lograría hacerlo ni qué haría exactamente de lograrlo. Cuando se construyó, no supo con certeza qué uso debía hacerse de ella: si era lógico emplearla contra los japoneses, o —como proponían algunos científicos— limitarse a llevar a cabo una demostración espectacular de su poderío. En la duda, él se mostró de acuerdo con los hombres de Estado y los militares, los cuales, obviamente, pensaban que un arma es un arma: está hecha para aniquilar al enemigo, no para llevar a cabo una «demostración». Y, aún hoy, Oppenheimer sigue sin saber qué era lo más apropiado: «Por lo que a mí respecta —confesaba— no sería capaz, ni siquiera después de tantos años, de asumir la responsabilidad concerniente a Estados Unidos en 1945». La responsabilidad era demasiado grande para la conciencia de un mero individuo. Por tanto, la asumió un Estado, por razones de Estado. Las razones de Estado no eran, desde luego, más clarividentes que las de físicos como Franck y Szilard: solamente resultaban más poderosas a corto plazo. Esos científicos pensaban en el porvenir, mientras que los generales y los gobernantes pensaban en el presente más inmediato: terminar la guerra de un solo golpe con una prueba de poder ilimitado. Los científicos tenían razón en cuanto al porvenir. Pero la bomba había sido fabricada por un Estado, y era normal que prevaleciesen las razones de Estado: había también en ellas una lógica propia, que era la lógica de los resultados inmediatos. A corto plazo, lo que se necesitaba era la certeza de la mayor eficacia posible, y ésta sólo podía alcanzarse haciendo un uso serio de la bomba. Después ya se vería.

Lo que ha tenido lugar es la continuación mecánica de la lógica de la razón de Estado, la lógica de la inmediatez y de la eficacia. Se ha llegado a una situación en la que la decisión de si usar o no armas despóticas ha terminado por depender no de una decisión humana, sino de un cálculo electrónico de las probabilidades más o menos grandes que una situación x identificada por unas máquinas pueda transformarse en una situación en la que un Estado, bajo la amenaza de muerte inminente, no tenga más opción que desencadenar sobre su enemigo la misma amenaza. En 1945 no se sabía a dónde nos dirigíamos. Hoy lo sabemos cada vez menos. En compensación, lo que no nos falta es la evidencia de su eficacia absoluta, evidencia que crece sin cesar. De lo que carecemos es de ese sentido de la humildad y del equilibrio que debería nacer, en «toda persona honesta», como consecuencia del horror de hallarse en una posición donde ejercer un poder desmesurado, con la única certeza de su propia ignorancia. En cambio, de la ignorancia abismal sobre el «universo demasiado vasto y demasiado complejo» que nos rodea y nos domina, los gobernantes modernos no saben extraer más lección que la de llevar las cosas hasta el extremo. El colmo de la hybris.

Sin embargo, el colmo de los errores sería pensar que puede existir un remedio inmediato y directo para la situación tan extrema —oscurecida por la obsesión de la inmediatez— a la que hemos llegado. Necesitamos hacernos a la idea de que la solución es terriblemente difícil y se encuentra muy lejos. Lo fundamental es comprender antes de actuar. Oppenheimer ha querido decir esto cuando ha afirmado que sólo saldremos de esta cuando los pueblos sean gobernados por un tipo de filósofos que aún no existe.

* Tempo Presente, Año III, número 5, mayo de 1958. Traducción y notas de Salvador Cobo.

[1] Se trata de la bomba de hidrógeno, o Bomba H. Debe recordarse que fue Teller quien acusó a Oppenheimer de ser en realidad un espía comunista.

[Analisis] Tecnicismo

extraido de https://matapuces.blogspot.com/

 

Si bien la técnica y sobre todo la tecnología se imponen como sistema de dominación aceptándola sin resistencia y oposición, ésta a través del fetichismo de la mercancía y aquella debido a la supuesta eficiencia como modelo productivo (en unos casos certero y en otros no). Cuando el Capitalismo se agote como sistema social y económico debido a sus contradicciones y a su destructividad, éste dará paso a un sistema -Tecnicismo o Tecnofascismo- de mayor control que optimice en la medida de las posibilidades los recursos todavía existentes en el planeta debido al despilfarro y en último término a la destrucción que está provocando el actual sistema. Los Estados racionarán los productos de primera necesidad a través de la economía de la subsistencia -Renta básica Universal-(cada vez en una mayor parte de la población debido a los avances cientifico)-tecnológicos), es decir, gestionarán los recursos alimenticios y energéticos en la medida de sus posibilidades y de su disponibilidad.

La falacia que ha supuesto las bondades de la técnica y la tecnología y su aceptación en base al bienestar y al confort de la sociedad en general desde sus inicios como modelo productivo se refuta con su alta destructividad, despilfarro, contaminación, cambio climático y asesinatos y heridos provocados por las guerras. El precio del llamado progreso científico y técnico le ha salido muy caro a la humanidad en general. Y como vemos que la técnica se basa en un supuesto análisis mecánico del mundo en el cual éste funciona como un reloj, es decir, sin cambios o como una máquina. Podemos decir entonces que el mundo y las leyes naturales que lo rigen están en constante cambio -como decía también Heráclito; “Todo fluye, todo cambia”- y no de forma mecánica como decía Hobbes.

La historia pueden ser muchos acontecimientos como por ejemplo y según la doctrina marxista una lucha o guerra de clases, sin embargo, una cosa está clara, la sacralización de la técnica y la tecnología producto del afán de acumulación del dinero y mercancías o del Capital es directamente proporcional a la desacralización de la Naturaleza. La sociedad capitalista de la abundancia es incompatible con el equilibrio del ecosistema, con su regeneración y vitalidad. Por otro lado, la mayoría de la técnica y tecnología ha sido creada con fines destructivos como los inventos bélicos y no para hacer una vida mucho más práctica y sencilla. La tecnología lo acaba complicando todo cada vez más y su pretendida eficacia debido a la productividad acaba por cerrar un circulo vicioso del cual el hombre no puede salir.

La sociedad capitalista tecno-industrial tiene fecha de caducidad. El colapso sostenible planificado por la élite de poder es sólo un parche inútil para camuflar la devacle de la civilización y la destrucción de la Naturaleza. Las condiciones de vida serán cada vez más adversas y por lo tanto los Estados más totalitarios.

“Claramente se pueden encontrar referencias –o bases– en diferentes períodos de la historia, donde este se manifiesta a través de muchas obras diferentes, tanto filosóficas, como científicas, políticas o incluso artísticas -especialmente de ciencia ficción- específicas.

El término comenzó a florecer durante el Renacimiento, que después llega a su versión compatible en la filosofía moderna (véase racionalismo) y de la Ilustración, donde la humanidad comienza a ser el centro de la realidad, y la aplicación de tecnología toma un papel principal. Pensadores principales de esta época, como René Descartes y Galileo Galilei, claramente se vieron influenciados por Leonardo da Vinci y su visión mecanicista del mundo, cosa que influyó notablemente –fue base– de sus trabajos.

Más tarde uno de los filósofos más importantes del siglo XVII, Thomas Hobbes, fue el primero en aplicar también bajo la dirección del tecnicismo, un análisis mecánico para el Estado, es decir, que estructuró su estudio utilizando modelos y métodos mecanicistas. Hobbes vio toda la realidad a través de las gafas de la mecánica, incluso vio a Dios como el gran arquitecto que había construido una máquina, que después puso en movimiento, dejando su funcionamiento a las leyes mecánicas de la naturaleza. El mundo se puede comparar, según él, a un reloj que funciona lentamente.

Desde mediados del siglo XIX, la realización práctica del pensamiento tecnicista ha tenido influencia en dos corrientes principales: el positivismo y el marxismo, donde el “hombre técnico” no sólo rige la naturaleza, sino también tiene la sociedad y el futuro en su manos. Voceros principales de estos movimientos fueron Auguste Comte y Karl Marx.

A partir del siglo XX, con el avance exponencial de innumerables avances –y conquistas– tecnológicos, esta corriente comienza a tomar un papel muy amplio en diferentes sectores de la sociedad, haciéndose notar públicamente en diferentes índoles públicas y privadas, tomando particular fuerza en corrientes del pensamiento científico y es tomado como base de innumerables famosas obras de ciencia ficción, que sirven como herramienta de promoción de la corriente tecnicista a millones de personas.”

[Besançon] Ataque incendiario contra furgonetas de Enedis, Engie y Journaflics

extraido de attaque

En la noche del jueves 11 al viernes 12 de octubre en Besançon (Doubs), varios vehículos fueron incendiados en varios vecindarios. En total, ocho vehículos fueron destruidos por las llamas entre las 3 am y las 5 am.

Pero la peculiaridad de estos fuegos nocturnos es que son, ante todo, vehículos de compañías que son perjudiciales para nuestras vidas, los elementos esenciales para hacer pasar este mundo de mierda que se convirtió en humo: un vehículo de Engie rue Pierre. Leroy, dos de Enedis (un vehículo utilitario y un camión) Avenue Commander Marceau y un automóvil del Túnel de East Republic Street.

Engie es un colaborador famoso en el sistema penitenciario. La compañía de energía ha estado invirtiendo durante muchos años en muchas prisiones y centros de detención. Es un objetivo de elección para cualquier persona que quiera luchar contra el encarcelamiento de individuos, con o sin documentos. Además, su filial Inéo “fue elegida para el desarrollo de la plataforma Big Data de Marsella”, como se mencionó en la declaración de un ataque incendiario de uno de sus vehículos a mediados de julio.

En cuanto a Enedis, es la pieza central del proyecto para el enterramiento de desechos nucleares en Bure y esta compañía nuclear. Ella es responsable de copiar personas a través de la instalación de medidores Linky. En resumen, Enedis no es más que el jugo de este mundo.

En cuanto a L’Est Républicain, es una herramienta fundamental para mantener el orden social en su lugar y dominant.es, distorsionar u ocultar hechos, siempre con el objetivo de servir a los policías y los diversos proyectos de energía.

(Analisis) Donde el transfeminismo, el queer y el antispecismo se encuentran con la tecnociencia – El cyborg: una metáfora encarnada, un dispositivo de poder y el fin de toda liberación

El cyborg, para sus partidarios, es una criatura en un mundo posterior al género, no condicionado por la reproducción sexual biológica, es una figura subversiva del sistema dominante basada en una serie de dicotomías del yo / otro, femenino / masculino, naturaleza / cultura, mente. / cuerpo, hombre / máquina. Está situado, no situado, más allá de la diferencia entendida como oposición masculina / femenina, para deconstruir la subjetividad basada en un sistema heteronormativo, fuera de cualquier binarismo.
De la multitud de Negri y Hardt ya se describió una contaminación y una mezcla con máquinas. Una multitud se ha convertido ahora en un queer que incluye el cyborg.
El cyborg se convierte en un compañero de la gran familia de queer, alienígenas, híbridos, sustitutos, instrumentos vivos, oncotópe. 2
Una fusión entre lo orgánico y lo inorgánico, entre la carne y el silicio donde los límites del cuerpo ya no coinciden con la piel, la tecnología invade el cuerpo que se convierte en el objeto de la intervención tecnológica. Estas transformaciones tecnológicas y fusiones no son posibles y son inimaginables sin los desarrollos de las tecnociencias. La metáfora animal cartesiana como una máquina se convierte en una máquina como un animal, uno no deja la lógica, la cristaliza en los cuerpos. La visión del cuerpo como una máquina se defiende como una imagen del sujeto múltiple y desnaturalizado. El artefacto, el simulacro, el espacio virtual se convierten en parámetros de la nueva subjetividad. La subjetividad es repensada en términos de proceso, complejidad y relación con las tecnologías. Las tecnologías de la comunicación y las biotecnologías se convierten en las herramientas principales para reconstruir nuestros cuerpos. Estas tecnologías construyen objetos en los que la diferencia entre la máquina y el cuerpo es borrosa.
El significado de esto fascina a los teóricos y teóricos de las teorías y deconstrucciones queer, un significado que se mezcla en profundidad con la obsesión del cuerpo, un cuerpo percibido como una jaula, con la no aceptación de nuestra animalidad, de nuestra vulnerabilidad, de la vulnerabilidad. Nuestros límites, nuestra inadecuación a la técnica de frío, con la obsesión de la naturaleza. Pero aquí no hay nada que deconstruir porque no hay nada construido. Si entonces todo se filtra a través de una conceptualización es otro asunto y si el concepto de naturaleza fue usado por el poder para distinguir a aquellos que se consideraron diferentes, anormales, desviados, de acuerdo con las normas sociales, culturales y políticas, para reprimirlo y normalizarlo, esto no significa que la naturaleza en sí misma, y ​​no el concepto y el poder normativo traducidos, sea el portador de tales desigualdades y abusos, esto no significa que no haya ya dado, independientemente de lo que podamos comprender. Afirmar que la naturaleza no existe es peligroso y, al mismo tiempo, sin un fundamento real, es solo una especulación filosófica. Siempre si no queremos venir a afirmar que no existe la misma realidad, porque con estas premisas es aquí donde llegamos. Debemos deshacernos de esta herencia cartesiana o llegaremos a un desierto de críticas, paralizando toda posible resistencia y subversión. En cambio, pensar que expandirse se aniquilaría a sí mismo, incapaz de comprender los desafíos reales que nos presenta este existente. Siempre si no queremos venir a afirmar que no existe la misma realidad, porque con estas premisas es aquí donde llegamos. Debemos deshacernos de esta herencia cartesiana o llegaremos a un desierto de críticas, paralizando toda posible resistencia y subversión. En cambio, pensar que expandirse se aniquilaría a sí mismo, incapaz de comprender los desafíos reales que nos presenta este existente. Siempre si no queremos venir a afirmar que no existe la misma realidad, porque con estas premisas es aquí donde llegamos. Debemos deshacernos de esta herencia cartesiana o llegaremos a un desierto de críticas, paralizando toda posible resistencia y subversión. En cambio, pensar que expandirse se aniquilaría a sí mismo, incapaz de comprender los desafíos reales que nos presenta este existente.
El cyborg también se convierte en la nueva subjetividad feminista y el símbolo de la lucha contra la maternidad. La procreación se considera como el principio de la adicción al hombre, por lo que con las técnicas de reproducción asistida, las mujeres se librarían del rol histórico del género al disolver la pareja mujer / madre. Desde este punto de vista, la realización del útero artificial finalmente liberaría a las mujeres del vínculo biológico de la procreación y cancelaría las diferencias entre los sexos alrededor de la madre.
Las implicaciones de todo esto van en cambio en la misma dirección de un sistema patriarcal que siempre ha tratado de dominar a la mujer y tomar posesión de la esfera reproductiva. Vivimos en tiempos de resignificación de la maternidad, de la dimensión procreativa, de la cancelación de la madre, de la mujer, de la lesbiana. Afirmar que la maternidad es una dimensión que pertenece a las mujeres y recuperarla no es “reducir a la mujer al papel de madre”, como a menudo se discute, el embarazo es una posibilidad y una opción, significa oponerse a esta apropiación por parte de la mujer. El hombre, del sistema médico y técnico, del estado, de las empresas de reproducción.
Algunos análisis trans-xenón-feminista-queer-antiespecista son conscientes de las consecuencias de un sistema tecnocientífico, pero su respuesta es crear resistencia interna y mostrar una visión positiva y amigable de la relación cuerpo-máquina en nuestro mundo de alta tecnología. Considerando las tecnociencias como potencialmente liberadoras.
“Podemos ser responsables de las máquinas, no nos dominan, ni amenazan; somos los responsables de las fronteras, somos ellos “,” A finales del siglo XX, en nuestro tiempo mítico, todos somos quimeras, híbridos teorizados y fabricados por máquinas y organismos: en resumen, todos somos cyborgs “, dice Haraway en Cartel del cyborg. 3
“Los cyborgs no solo incluyen los cuerpos de alta tecnología de pilotos militares o atletas, sino también las enormes masas del proletariado digital que alimenta la economía global”, escribe Braidotti. 4
Según la tecnología de estos análisis, la máquina ya es nosotros, con lentes de contacto, marcapasos, teléfonos móviles. Notar que estamos dominados por la tecnología y rodeados de prótesis tecnológicas no es lo mismo que excluir este estado de cosas. Lees combinaciones muy superficiales, hay una gran diferencia entre las lentes de contacto, un marcapasos y todo un sistema tecnocientífico que penetra en nuestras vidas, lo que modifica la misma percepción de la realidad que nos rodea. Estamos hablando de ingeniería genética, nanotecnología, neurociencia, control total sobre los procesos vitales de todos los seres vivos, de la nocividad ecológica, social y sistémica. En esta dirección nos precipitaremos hacia un mundo completamente impulsado por la máquina, donde seremos los engranajes de esta máquina.
Las tecnociencias atraviesan cuerpos, pero no es un cruce metafórico e indoloro, no es una representación abstracta, es política y física. Se está produciendo una transformación profunda, un cambio estructural como una mutación genética. De hecho, quienes pueden permitirse imaginar futuros distópicos hablan desde una situación privilegiada que ha perdido contacto con la realidad, con las consecuencias sociales y ecológicas de las tecnociencias.
Estas palabras del Haraway bastarían para rechazarlo del universo antiespecífico: “Sí, todos los cálculos siguen siendo válidos; Sí, defiendo la matanza de animales por razones y, en particular, sobre condiciones semióticas materiales que considero tolerables sobre la base del cálculo de un bien superior “. 5
Sin embargo, también se toma como un indicio de contextos antiespecíficos a pesar de que con sus argumentos ofrece cobertura ideológica y justificación para la experimentación con animales, cría, entrenamiento, matanza de animales para investigación e ingeniería genética y de alimentos. Haraway dice que el animal dentro del laboratorio tendría un área de libertad: “los experimentos no pueden dar resultados en ausencia de cooperación de los animales”6. ¿Qué libertad sádica y perversa, dentro de los laboratorios, solo hay sumisión y coacción: animales encerrados, inmovilizados en estructuras de restricción, sometidos a torturas, cómo imaginar la cooperación? El laboratorio, al igual que la cría, es una estructura de poder, la única libertad que los animales encerrados arrebatan a sus torturadores en aquellas formas de resistencia que marcan y afectan una ruptura y que representan lo que permanece indomable. Sin embargo, Haraway piensa en los animales en un laboratorio no como víctimas, sino como “actores de laboratorio” al otorgarles un poder de acción que en realidad se les niega.
Se realiza una reconfiguración perversa y cruel cuando los vivisectores se convierten en “personas que asisten a los animales”, “trabajadores de cuidado de animales” para obtener los resultados experimentales y el animal se vuelve “paciente”. “Los cachorros tuvieron que convertirse en pacientes para que luego pudieran convertirse en tecnologías y modelos. […] Los perros no podrían haber sido usados ​​como modelos si no hubieran sido tratados como pacientes “ 7.
La relación de poder y prevaricación entre el torturador y el animal, totalmente reconfigurada, se convierte en una relación entre el paciente y el cuidador. Excelente cobertura ideológica y justificación para la experimentación animal. Los vivisectores son absueltos por las atrocidades cometidas y, al mismo tiempo, se desvían la mirada y la comprensión de la realidad de la dominación.
“Josef Mengele mostró el mismo tipo de cuidado falso, para los niños judíos o gitanos, en el que realizó sus experimentos en Auschwitz, cuando los alojó en habitaciones limpias y les ofreció algunas golosinas”. 8
La oncotopa es creada por los laboratorios DuPont, un ratón transgénico patentado en 1987. En su ADN y en el de toda su progenie, existe un gen que, si se estimula, desarrolla un tumor. Lo llamo oncotope y no oncotope porque es la hembra la que se ha modificado para los estudios de cáncer de mama. Nos enfrentamos a una hembra diseñada para otras hembras. Haraway se pregunta a quienes viven y mueren oncotopo y responde a las mujeres que padecen cáncer de mama, cuando en realidad vive y muere por la multinacional farmacéutica y biotecnológica, también responsable de un mundo tóxico y carcinogénico y ese paradigma que ve. Los vivos como modificables y artificializables.
Haraway reclama un dominio instrumental y lo fortalece aún más en profundidad al afirmar que los animales híbridos como la oncotopa representan una política transgresora y antihumanista: “El cruce transgresivo contamina las herencias genéticas al transformar la naturaleza en su opuesto binario, la cultura. “ 9
En esta concepción, que no solo es de Haraway, sino que forma parte de las tendencias contemporáneas, la oncotopa es un desafío al antropocentrismo, capaz de deconstruir la noción de pureza, de raza, cuestionando lo sagrado de la vida, identificar el origen del racismo en la angustia de la contaminación, ya que forma parte de las ansiedades de género paralelas.
El uso de la hibridación como un concepto interesante no conduce a ningún rebasamiento de las fronteras humanistas: se convierte en una nueva ideología de apropiación y se hunde abrumadoramente en la carne del mundo. Modificar el estilo de vida es la culminación de una visión humanista que ve a la naturaleza y al conjunto de la vida como un mero asunto que debe ser domesticado e inclinado para nuestros fines. Un regreso a Bacon. La apoteosis de una racionalidad tecnológica. Un apretón de manos en el du-pont.
Haraway y Braidotti, que afirman que el oncotope es su hermana, están ocultando el verdadero abismo que los separa de esta criatura transgénica, el abismo en el que se hunden los cuerpos de los animales diseñados, el abismo en el que la naturaleza artificializada, el abismo, se hunde. de un sistema tecnocientífico. Llamando a su hermana oncotopa, no abren encuentros interesantes con nuevas subjetividades en desarrollo, pero perpetúan el dominio.10
Como una loca peonza para el futuro de la ciencia ficción y visiones extrañas, emocionada por las nuevas criaturas post-desastre, un aceleracionismo que mientras acelera su carrera está aplastando a más y más cuerpos y al mundo entero. Incluso los animales con tres ojos resistentes a una catástrofe atómica podrían abrir nuevos y emocionantes encuentros y reflexiones sobre otras subjetividades, pero ¿no deberíamos destruir una sociedad mortal?
“¿Cómo podrían las feministas y antirracistas en la situación cultural actual sin el poder del laboratorio para cuestionar lo que se considera normal?”11 En estas consideraciones, tenga cuidado de no dejar escapar un detalle fundamental. Estamos hablando de un laboratorio y de lo que se crea dentro de él. Todo lo que sale de un laboratorio no puede considerarse como un elemento potencialmente capaz de socavar una estructura de poder empapada. Qué lógica tan perversa. A través de un gesto de deconstrucción que los derridistas envidiarían, la historia fundamental de la tecnociencia revierte los términos heredados de cultura y naturaleza y luego los desplaza. 12
Desplazarlos en los laboratorios … Si las feministas y los antiesquistas se sienten cómodos con las criaturas transgénicas, si se sienten cómodos en las salas de laboratorio, ya no podrán ver la violencia, el horror o la dominación por lo que son. ¿Cómo podríamos ubicarnos en las salas de las compañías multinacionales de biotecnología, agroquímicos, farmacéuticas donde ejercen su poder sin oler los cadáveres? Marcuse afirma: “En este mundo hay formas de ser en las que los hombres y las cosas están” en sí mismos “y” para sí mismos “y formas en las que no lo están, y es en eso que su naturaleza (esencia) está distorsionada, limitada o negado “ . 13
Las criaturas transgénicas se convierten en sustrato de dominación, privadas de libertad, existen en la distorsión y negación de su naturaleza. Ser una rata, vivir libremente, en su entorno, con sus compañeros, se niega. La estructura del sistema no se ve afectada en absoluto por todas estas deconstrucciones, por el contrario, tampoco se fortalece.
Si las reflexiones antispecistas contemporáneas no toman nota de todo esto pero seguirán estas instrucciones, se están desplegando de manera efectiva por parte de la ideología de la dominación.
¿Cómo podemos afirmar que somos todos los monstruos tecnológicos, de los cyborgs y percibimos en esto un potencial capaz de deshacer las estructuras de poder? Un posthumano demasiado humano, que no ha deconstruido al humano, de lo contrario, habría entendido bien que somos animales y no cyborgs … El cyborg construye al hombre como una interrelación con las máquinas. Se convierte en un constructor de significado como todos aquellos adjetivos objetivantes que construyen hombre, hombre, hetero, occidental, sano, hermoso. El cyborg se sumerge en la máquina antropológica que hace que el animal que somos, los otros animales y la vida misma desaparezcan aún más. Al apropiarse de estas metáforas y estos significados, se están sentando las bases de una nueva construcción del ser humano. Si esta conceptualización pasa, no pasa simplemente para registrar la situación actual,
Nosotros y todos los demás animales estamos disueltos al afirmar que somos todos los productos de las tecnociencias, que todos somos cyborgs. Estamos tragados / i. La tristeza es que este dispositivo de cancelación, de nuestra y otra existencia animal, es creado y puesto en marcha por áreas feministas y antiespecíficas. Están encarcelando cuerpos en estructuras de poder aún más imperceptibles porque disfrazados de procesos emancipatorios, el cyborg es un dispositivo de poder performativo que desmembra cuerpos como esos dispositivos especistas que luchan entre sí. Un desarrollo de nuevas subjetividades que en realidad se envuelven … ¿y qué queda en el terreno seco de las tecnociencias? Sólo oncótopos, híbridos, mutaciones genéticas, cyborgs …
Redescubramos animales como la carne del mundo que no se pueden separar de la naturaleza. Lo que tenemos en común con otros cuerpos, con otros animales son los seres sensibles, los deseos, los seres vulnerables, los seres mortales y nuestras experiencias carnales. Esto que nos une, el zòe, el ser vivo común a todos los seres vivos, precede a toda construcción, categorización, conceptualización. De la reflexión sobre los otros animales no debemos hacer desaparecer los animales salvajes y el mundo natural, como sucede a menudo. No se tienen en cuenta porque en la nueva visión del mundo que parte del antiespecismo propone que lo salvaje se haya eliminado y que la naturaleza no exista o deba ser rediseñada o se vaya a borrar, con un eco que resuena con el transhumanismo.14
La defensa de lo salvaje y los ecosistemas representa la brecha para resistir el predominio de la mega máquina que se extiende a todos los elementos vitales que se utilizan para ser utilizados, para ser saqueados y para hacer bases inertes para ser modificados y conformados. Otra visión reconoce el valor intrínseco de un ecosistema en su complejidad y biodiversidad, donde cada parte de la naturaleza no es un objeto con respecto a un sujeto humano, sino un sujeto.
Estamos hablando de rediseñar el mundo y los cuerpos, de las tecnociencias como un instrumento de liberación, todo esto tiene objetivamente un significado claro y consecuencias para la vida en general.

[Analisis] No Manipulen la madre tierra

Nota de contratodanocividad: Se pública el siguiente texto como una herramienta que permita conocer, analizar, criticar y atacar el sistema tecno industrial aunque no se este de acuerdo con el caracter socialdemocrata del mismo.

TEXTO: http://www.etcgroup.org/sites/www.etcgroup.org/files/files/home_manifesto-es-1.pdf

¡No manipulen la Madre Tierra!

En un Manifiesto que se hizo público el día de hoy, 23 organizaciones internacionales, 6 “premios Nobel alternativos” y 87 organizaciones nacionales de cinco continentes, llaman a parar la experimentación y consideración de la geoingeniería climática. Entre los firmantes hay movimientos de pueblos indígenas y movimientos campesinos, así como redes de organizaciones ambientalistas y de justicia climática, entre otras.

El Manifiesto se publica en la misma semana que el Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) debate en su reunión en Corea del Sur un nuevo informe sobre cómo limitar el calentamiento global a no más de 1.5 grados Celsius. Muchos prevén que el informe de IPCC promoverá el uso de las tecnologías de geoingeniería, altamente controvertidas y no probadas.

La geoingeniería climática se refiere a una serie de propuestas tecnológicas a gran escala, mayoritariamente téoricas, que podrían tener impactos devastadores en el ambiente, los ecosistemas y las comunidades en muchas partes del mundo. Sus proponentes argumentan que podrían aliviar los síntomas del cambio climático, por ejemplo intentando bajar la temperatura global, a través de bloquear parte de los rayos solares, reflejar la luz solar de vuelta al espacio, o capturar dióxido de carbono de la atmósfera para almacenarlo en fondos geológicos terrestres o marinos.

El concepto ha sido ampliamente promovido por un pequeño número de gobiernos, corporaciones y científicos de los países más poderosos y más climáticamente contaminantes, quienes en años recientes han incrementado la investigación en geoingeniería y el cabildeo para que ésta se considere como una respuesta al cambio climático. Más recientemente, grupos de científicos anunciaron la intención de hacer experimentos al aire libre, para probar si es posible la implementación de las tecnologías de geoingeniería.

Los firmantes del manifiesto cuestionan los supuestos beneficios de la geoingeniería y señalan que todas las tecnologías de geoingeniería  conllevan riesgos y que si se despliegan a gran escala, podrían incluso empeorar el cambio climático. Entre otras demandas, llaman a

  • Prohibir los experimentos en campo abierto y el despliegue de la geoingeniería
  • Alto a los experimentos propuestos a campo abierto, incluyendo el proyectoSCoPEx en Arizona, que pretende inyectar partículas de sulfato y otros materiales en la atmósfera para probar su eficacia en reflejar la luz del sol; el proyecto Ice911 en Alaska, que pretende diseminar millones de microburbujas de vidrio  sobre el hielo en el Ártico para reflejar la luz del sol y enlentecer el derretimiento de hielo; el Proyecto de Blanqueamiento de Nubes Marinas, que se planea llevar a cabo en California, en la bahía de Monterrey, que quiere inyectar agua salada en las nubes para hacerlas más blancas y reflejantes; los proyectos de la empresa Oceaneos para hacer fertilización oceánica en Chile y Perú. Todos los experimentos en Estados Unidos pretenden hacerse sobre territorios indígenas.
  • Alto a todos los proyectos a gran escala de captura y almacenamiento de carbono y captura directa de aire porque sirven para perpetuar las industrias de extracción de combustibles fósiles. Alto a todos los proyectos de bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (BECCS por sus siglas en inglés) porque además de ser técnicamente inviables, tendrían graves impactos  en el uso de la tierra, la soberanía alimentaria, el ambiente y la biodiversidad.
  • Apoyo a la diversidad de alternativas de las organizaciones y movimientos populares para enfrentar el cambio climático, que están probadas, no son riesgosas, pero no están siendo consideradas en los informes y negociaciones de cambio climático.

El movimiento internacional contra la geoingeniería se consolidó en 2010, cuando más de 35,000 personas de movimientos populares y de justicia climática se reunieron en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y Derechos de la Madre Tierra en Cochabamba, Bolivia, declararando allí su oposición a la geoingeniería. Allí se inició la campaña “No manipulen la Madre Tierra”.  En Septiembre 2018, en el marco de la semana “Solidaridad para las Soluciones”, dedicada a las propuestas de las organizaciones de base frente al cambio climático, una amplia alianza de organizaciones, entre ellas la Red Indígena Ambiental y la Alianza de Justicia Climática, se comprometieron a relanzar la campaña “No manipulen la Madre Tierra” con renovadas energías. Consideraron esto indispensable frente a la creciente presencia de la geoingeniería climática en las negociaciones y en ámbitos académicos, así como frente a las propuestas de realizar experimentos de campo abierto de las  tecnologías de geoingeniería.

Ha iniciado un nuevo movimiento para detener la geoingeniería y en solidaridad con las comunidades y organizaciones que resisten los experimentos de geoingeniería.

###

 

T

Cynthia Mellon, Climate Justice Alliance“Algunos sectores industriales apoyan los proyectos de geoingeniería, porque parecen ofrecer una forma de enfrentar los síntomas del cambio climático sin tener que dejar los combustibles fósiles ni reducir las emisiones de carbono. La geoingeniería no hace nada para cambiar las causas del cambio clomático. Es parte de los empredimientos para hacer negocio con la crisis climática. Debemos trabajar enérgicamente para exponer los riesgos de estos proyectos y asegurar que no se implementen. La geoingeniería no lleva por un camino que falso, improductivo y peligroso. Por eso decimos ‘No manipulen la Madre Tierra’”.

 

Karin Nansen, Presidenta de Amigos de la Tierra Internacional

“La geoingeniería constituye una distracción peligrosa y arriesgada de las soluciones reales a la crisis del clima. Necesitamos una transformación completa de nuestros sistemas de energía, alimentarios y económicos. Pero los países ricos, las corporaciones trasnacionales y otros poderosos grupos de interés están desesperados por desviar nuestra atención del cambio del sistema y de las necesarias reducciones radicales de emisiones desde su fuente. Amigos de la Tierra Internacional rechaza la geoingeniería en gran escala porque es una tecnología no probada que puede llevar al acaparamiento de tierras y al saqueo de recursos de las comunidades locales.”

 

Tom BK Goldtooth, Director Ejecutivo, Red Ambiental Indígena

“Como pueblos indígenas estamos unidos en nuestra postura hacia todas las formas de geoingeniería. Como seres humanos, dependemos totalmente de mantener una relación respetuosa con el mundo natural. Todo lo que se hace en el mundo dominante tiene consecuencias de gran alcance que no podemos predecir. Ahora mismo enfrentamos muchas de  esas consecuencias por la explotación del mundo natural, que amenazan la existencia futura de  toda la vida sobre la Madre Tierra. Asegurar que el conocimiento ha avanzado de forma tan  completa que podemos predecir con certeza total que no habrá daños ni consecuencias de  nuestras acciones es categóricamente falso. Nuestras enseñanzas indígenas, formas de  subsistencia, espiritualidad, culturas y la guía de nuestros pueblos nos ha mantenido por milenios  y continuará haciéndolo por incontables generaciones futuras, pero solo si el mundo respeta las  leyes naturales de la creación y el Principio de Precaución.”

 

Tupac Enrique Acosta, Tonatierra Nahuacalli,

Embajada de los Pueblos Indígenas, (Arizona, Estados Unidos)

“Desde la perspectiva de los Pueblos Indígenas, los proyectos de geoingeniería que estamos viendo hoy, son una extensión histórica de la larga historia de invasiones de nuestros territorios y culturas, como las masacres de los búfalos en las Grandes Llanuras en el siglo XIX y la invasión de maíz transgénico a México en el marco del TLCAN en 1994. Los proyectos de geoingeniería se ajustan perfectamente a los intereses de los consorcios gubernamentales, financieros e industriales que han causado la devastación ecológica, el genocidio y el despojo territorial de nuestras naciones originales. Con los proyectos emblemáticos de geoingeniería de hoy, como SCoPEx en Tucson, vemos en el horizonte las velas de otra flotilla de invasiones como la Niña, la Pinta y la Santa María o el Mayflower. Esta vez es el cielo mismo que se está mercantilizando y comercializando. Nos solidarizamos y nos comprometemos con los protocolos de Cochabamba en defensa de la integridad territorial de la Madre Tierra y decimos NO a la geoingeniería. ¡Negamos nuestro consentimiento!”

 

Vandana Shiva, Navdanya, India

“La mentalidad mecánica, de dominio y control, se encuentra en la raíz de la crisis ecológica y del cambio climático. No puede ser el punto de partida para enfrentar el problema el clima mediante mayores manipulaciones, como la geoingeniería. Como Enistein nos advirtió, no podemos resolver un problema con el mismo esquema mental que lo creó. No podemos someter a nuestra Tierra, frágil, compleja y auto-­‐organizada, a más manipulaciones violentas. En la agricultura ecológica, que regresa la materia orgánica al suelo, tenemos un ejemplo de solución no violenta y verificada para enfriar al planeta al tiempo que producimos más y mejores alimentos.”

 

Silvia Ribeiro, Directora para América Latina, Grupo ETC

“Las propuestas de geoingeniería son una combinación altamente peligrosa: las tecnologías de remoción de dióxido de carbono no son económicamente viables, y a la escala requerida, tendrán impactos devastadores para el uso de la tierra y el medio ambiente, además de que  no servirán para aliviar el cambio climático. Si se opta por estas tecnologías destinadas al fracaso, los geoingenieros y los gobiernos más contaminantes sostendrán entonces que el manejo de la radiación solar es el único remedio para el cambio climático, un conjunto de propuestas altamente riesgosas con orígenes militares que pueden ser usadas con fines bélicos. Vemos que el gobierno de los EE. UU. el mayor responsable histórico por el cambio climático, está exactamente en ese camino con su combinación de negación del clima y promoción agresiva de la geoingeniería.”

 

Rachel Smolker, Co-Directora Biofuelwatch, Estados Unidos

“Sabemos que los impactos del cambio climático son terribles. Hay geoingenieros que afirman que los impactos del cambio climático serán peores que los de la geoingeniería. Pero cada uno de los remiendos tecnológicos del arsenal de geoingeniería solo empeorarán las cosas. La bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (BECCS, por sus siglas en inglés) es un ejemplo: si fuera técnicamente viable, se requerirían cantidades tan grandes de biomasa que la tierra quedaría desprovista de bosques y la producción de alimentos se vería seriamente obstaculizada. Además, no es razonable pensar que las emisiones de carbono, provenientes de combustibles fósiles o bioenergía, puedan almacenarse de manera segura bajo tierra a largo plazo. Necesitamos soluciones probadas y verdaderas que incluyan la protección de los ecosistemas naturales y apoyar a las iniciativas de conservación comunitarias.”

 

Nnimmo Bassey, Health of Mother Earth (HOME) Foundation, Nigeria

“Es inaceptable que mientras nuestras naciones sufren los impactos brutales del cambio climático, las corporaciones planean colonizar el cielo mediante la geoingeniería, negando el calentamiento global y propiciando la inacción climática. El mundo debe destetarse de los combustibles fósiles, cortar las emisiones en el origen y no permitir ninguna manipulación del clima que pueda acumular mayores daños en África y otros territorios.”

 

 

 

[Folleto] La lucha en defensa del bosque de Hambach

extraido de contramadriz

En la región de Renania, en Alemania, la compañía RWE está explotando 3 minas de lignito, donde extrae alrededor de 100 millones de toneladas de lignito cada año. Además, gestionan 5 plantas energéticas donde el carbón está siendo quemado como medio para producir energía. Esta industria causa alrededor de 100 millones de toneladas de CO2 al año, y libera un montón de polvo fino, además de metales pesados, elementos radioactivos y otros contaminantes. Para evitar que las minas se inunden de agua, el nivel subterráneo del agua en la región está siendo descendido hasta una profundidad de cerca de 500 metros, lo que trae consigo fuertes consecuencias para la naturaleza. Además, muchos pueblos están siendo “realojados”, lo que significa que la gente que vivía allí es obligada a mudarse y el terreno está siendo destruido y contaminado. Para hacer la mina más grande a día de hoy en esta zona – la mina de Hambach– el bosque de Hambach está siendo talado. Esta tala lleva desde 1978 y el plan de la compañía es haberlo talado completamente en 2018.

Desde el año 2012, centenares de luchadores/as okuparon zonas del bosque, creando una poderosa red internacional con la cual reforzar los campamentos. Los sabotajes contra la maquinaria empleada en la tala del bosque, la resistencia a los intentos de desalojo, los llamados a acudir al bosque en cada temporada de tala, las incursiones de la policía y las acciones en solidaridad en todo el mundo evidencian que la lucha por el bosque de Hambach no se reduce a una particularidad local. La lucha por el bosque de Hambach es un conflicto contra el capitalismo y sus nocividades, derivadas de la lógica y la mentalidad que busca generar beneficios para unos pocos a costa de la explotación, la miseria y el envenenamiento de la tierra. Por lo tanto, desde su particularidad, esta lucha se enmarca en una perspectiva global contra las lógicas del Estado y el Capitalismo y su avaricia a costa de la vida.

¿Qué esta pasando allí actualmente?

Con la llegada de una nueva temporada de tala en octubre, las resistentes del bosque realizaron un llamado a acudir a Hambach para preparar la resistencia, a sabiendas de que la compañía minera RWE y el Estado tenían previsto realizar una tala masiva de mayores proporciones a años anteriores. El Estado alemán lleva desde este mes de septiembre desplegando centenares de fuerzas policiales traídas de toda Alemania para desalojar los campamentos. Los heridos, las detenciones, los encarcelados e incluso los muertos (el 18 de septiembre murió un periodista que acompañaba a las okupantes mientras se retiraban tras una incursión policial) son el saldo que esta guerra contra el capitalismo y su destrucción de la tierra están dejando a su paso. De forma paralela a la resistencia de las okupantes, los cortes de carretera, los sabotajes y los enfrentamientos con la policía, la solidaridad està extendiéndose a otras partes del mundo en forma de manifestaciones, difusión y sabotajes contra los intereses del Estado alemán y las empresas implicadas en la destrucción del bosque. La acción directa, libre de partidos políticos y otras instituciones mediadoras, así como la libre iniciativa, guía toda fórmula de acción en el bosque.

Se lucha sin líderes ni jerarquías.¿ Cómo podemos solidarizarnos?

En las diversas webs que adjuntamos más abajo, puedes leer más información detalla y actualizada sobre la lucha en el bosque, así como atender a las peticiones concretas de solidaridad. Se necesitan materiales de escalada, botiquines, comida… Así como el esfuerzo de acudir allí todxs los que puedan y sumarse a la resistencia. Del mismo modo, trasmitir esta información y dar difusión a esta lucha es otra forma de ayudar. Y por el último, descentralizar el conflicto en defensa de la tierra contra aquellos que la están matando, contra sus empresas, sus infraestructuras, su progreso, su vigilancia, sus nuevas tecnologías de control y los proyectos de devastación de la tierra y el medio natural: extender la línea del frente contra el capitalismo y su mundo. Enfrentarse a los planes de empresarios y políticos que nos afectan a todas, pues no olvidemos que la destrucción de la tierra por parte de los intereses del Poder es una cuestión que afecta a cualquier punto planeta. La voracidad del capitalismo y el Estado no entiende de fronteras.

¿Dónde puedo obtener más información?

contramadriz.espivblogs.net -(castellano). Web que publica traducciones e información en castellano en torno a la lucha en el bosque.

bosquehambachforest.org/blog/ – (varias lenguas). Con información actualizada y detallada de la situación en el bosque. Actualización constante

enoughisenough14.org – (inglés). Información actualizada y gran variedad de imágenes y vídeos de la lucha en el bosque de Hambach

abcrhineland.blackblogs.org – (inglés y alemán). Blog de la Cruz Negra Anarquista de Hineland, grupo que esta apoyando y dando soporte a las detenidas y encarceladas en la lucha por el bosque.

¡GUERRA A QUIÉN DESTRUYE LA TIERRA!

¡SOLIDARIDAD Y ACCIÓN DIRECTA CON LXS LUCHADORES

DEL BOSQUE DE HAMBACH!

¡POR LA DESTRUCCIÓN DEL CAPITALISMO,

EL ESTADO Y SU MUNDO DE MISERIA!

 

[Analisis] Smart City, geolocalización y realidad aumentada, mercado y control socia

 

extraido de negre i verd

Cada vez se va definiendo más (más todavía!!) el tema de las smart cities como un sistema de control al servicio de la dominación y de los intereses corporativos empleando una buena parte de recursos públicos, ninguna novedad, no?. El abanico de sensores se va definiendo y, en estos momentos, los preponderantes son los aparatos de videovigilancia inteligentes y los multisensores que casi todo el mundo lleva en el bolsillo: los smartphones. Aparte hay otros, sensores de aparcamiento, de rellenado de contenedores, los universalizados smartmeters o contadores inteligentes que de momento no parecen tener tantas repercusiones como la videovigilancia y los teléfonos. Los smartphones además de ser un aparato de emitir y recibir mensajes conscientes es también una colección de sensores a disposición de quien los quiera utilizar con consentimiento consciente o no (el consentimiento inconsciente está generalizado).

Los teléfonos están llenos de sensores: las cámaras, el micrófono y altavoz, acelerómetro, brújula y magnetómetro. Los dispositivos GPS, y de conexión WiFi y bluetooth también se comportan como sensores en el sentido de que reciben y emiten señales. Los teléfonos además reciben y emiten las señales de los repetidores de la red de telefonía. Se están extendiendo los sistemas NFC (un 40%, o más, de los dispositivos soportan NFC), sobre todo por pago, transformando el teléfono en tarjeta de crédito y terminal de venta.

El tema smart más de actualidad en torno al teléfono, es el geoposicionamiento indoor, o LPS (local positioning systems). El geoposicionamiento para satélites que utilizan los GPS tienen muchos problemas para ser utilizado dentro de edificios, la señal no es lo suficientemente intensa para espacios interiores, tampoco en muchas zonas densas, además es poco preciso en espacios donde unos metros pueden suponer estar en una dependencia o fuera, en una habitación determinada e, incluso, en una planta o un edificio diferente, y tampoco se dispone (ni se dispondrá en un futuro próximo) de cartografía interior de todos los edificios públicos y privados.

El «carrito indoor» tiene múltiples aplicaciones: en el comercio, sobre todo en grandes superficies o en cadenas de tiendas (seguimiento de mercancías, carritos y de clientes), en centros de logística para localizar las mercancías en todo momento, para la “gestión de los recursos humanos “control de la ubicación de cada trabajador, en marketing digital, en servicios asistenciales para mantener los asistidos (enfermos, niños, ancianos …) “controlados”…

En estos momentos los sistemas de LPS más empleados son:

-El posicionamiento por routers WiFi, son necesarios al menos 3 routers para ubicar un teléfono, tiene una precisión de unos metros, depende mucho del número de routers disponibles.

-Los beacon por bluetooth de baja energía, por este método se instalarán unas balizas en el espacio a controlar, es mas preciso que el sistema anterior y parece que se está imponiendo. Además los nuevos dispositivos (comenzó Apple en introducir los iBeacons, las “iBalises” de bluetooth a los dispositivos iOS7) no sólo interactúan con las balizas cercanas, sino que ellos mismos se transforman en balizas y actúan como tales.

-El posicionamiento por la señal entre teléfonos y repetidores, no es muy precisa pero tiene un alcance mayor.

-Mediante radio frecuencia, especialmente mediante tags RFID.

El alcance de estos métodos va desde unos metros (hasta unos 10) en el caso de bluetooth, hasta unos 100 metros en interiores la Wifi y la señal del teléfono, para abarcar distancias mayores habría una red WiMax (hasta 50km ).

La metodología y algoritmos pueden variar desde la medida de rangos, ángulos, triangulación, la fuerza de la señal, transferencia de datos …

A menudo se combinan dos o tres sistemas y también se aparean con otros como la lectura de las perturbaciones del magnetismo terrestre, cámaras de vídeo, contadores convencionales y, evidentemente, con el GPS de satelite.

Cabe decir que estos sistemas de los que nos venden todas las ventajas tienen “trampa”, el posicionamiento es en los dos sentidos, tú sabes en que parte estás del edificio, pero “el edificio” también sabes dónde estás, a qué velocidad te desplazas, cuánto tiempo estás en cada zona, cuando has entrado y cuando has salido … todos estos datos son de mucho interés, sobre todo para los directores de marketing de las corporaciones comerciales, directores de seguridad, sistemas de transporte (estaciones , aeropuertos) … para hacer mapas de frecuentación (mapas de calor, calor comercial se entiende), para prevenir aglomeraciones …

Los LPS también se utilizan en las calles, en el espacio público, evidentemente pueden abarcar más allá de una dependencia y se utilizan para hacer publicidad directa, para gestionar zonas comerciales y eventos en la calle como conciertos, por ejemplo el sonar, y algunas manifestaciones, por ejemplo algún 11 de septiembre, curiosamente promovido por los convocantes y voluntario por parte de los manifestantes.

Los LPS son imprescindibles para poder desplegar sistemas de realidad aumentada (si es la realidad real no se puede aumentar, de hecho se trata de realidad con publicidad), situar en cada momento al sujeto es imprescindible para superponer los datos virtuales con la realidad a secas . Es una invasión del espacio público por parte de intereses privados.

Nos encontramos pues ante una nueva amenaza, así la inútil Ley de Protección de Datos da alguna débil defensa frente la videovigilancia ( “derecho” a la cancelación, límites en la instalación, carteles informativos …) pero no habla de los sistemas de recolección de datos a través de las señales de smartphone (bluetooth, wifi, señal del teléfono, GPS del teléfono …), estos sistemas pueden recoger (y almacenar) datos sin que nos demos cuenta, datos útiles para el control social y él negocio corporativo.

Con el despliegue futuro del 5G las potencialidades de estos sistemas de control se multiplicarán y crearán otros nuevos.

Tema aparte es el del tratamiento de estos datos que ahora no trataremos (por desconocimiento, falta de espacio … etc).

Algunos ejemplos de LPS en España:

En Segovia, Telefónica y Nokia Bell Labs han desarrollado una prueba piloto de “realidad distribuida dirigida al sector hotelero” Tapas en … “mediante unas gafas de realidad virtual, superponiendo información turística en la tapa que está comiendo ( http: // www .redestelecom.es / infraestructuras / noticias / 1106948001803 / vehiculo-conectado-y-turismo-inmersivo-segovia.1.html ).

En la ciudad de Murcia se está desplegando una red de balizas bluetooth en la zona comercial de la ciudad (http://negreverd.blogspot.com/2018/05/murcia-smart-city-videovigilancia-tav.html ).

En la Coruña el Depor, el equipo de primera de la ciudad instaló 92 balizas para publicidad e información de los socios, así como ofertas de compra a las “deportiendas” (https://www.rcdeportivo.es/noticia/ el-depor-instala-tecnología-beacons-para-enviarle informacion-y-promociones-en-sobre-instalaciones ).

En Barcelona ya lleva tiempo y recorrido los temas vinculados a LPS, después de las experiencias del festival de música electrónica y experimental SONAR de 2016 (mediante el código MAC de los teléfonos), o la manifestación de la ANC “la Vía Catalana” de 2014 ( mediante geoposicionamiento y twiter los teléfonos de los participantes), en la Sagrada Familia en 2017 se estudió los movimientos de los visitantes mediante 10 sensores de wifi y GSM (http://negreverd.blogspot.com/2017/01/la-sagrada-familia -control-social-big.html ), instalaciones similares se han implantado en Montserrat y en el campo del Barça …

En Sevilla, durante la semana santa de este año se instalaron balizas para comunicar incidencias al público, dirigidas a la “seguridad” (https://www.digitalsecuritymagazine.com/2018/03/26/sevilla-celebra-una -semana-santa-mas-segura-gracias-las-camaras-bosch /  ).

Y así la tecnología se extienden sin demasiado alboroto, esparciendo 250 balizas por el Jardín Botánico de Madrid para geolocalizar los visitantes, montando un sistema de trazabilidad de los usuarios del Camino de Santiago mediante Bluetooth, en Manzanares el Real también se han instalado balizas para controlar flujos de turistas y ciudadanos, hay instalados sistemas semejantes en numerosos aeropuertos como el de el Prat, el de Madrid, la estación de Atocha …

Naturalmente también se desarrolla una coartada moral (y un mercado que no es marginal) dando información a personas ciegas y con limitaciones sensoriales, cognitivas o de movilidad.

La aplicación militar de los LPS

Aunque que no se hable mucho de ello, los sistemas de geoposicionamiento indoor son claves también para aplicaciones militares y policiales. A la hora de desplegar tropas en espacios urbanizados quien conoce su posición tiene una gran ventaja.

Hay que pensar que la lucha en zonas urbanas es una guerra para pobres, en la que grupos peor armados (a menudo civiles movilizados) pueden resistir, a menudo con éxito, a las tropas mejor armadas del mundo, como fue el caso en las diferentes guerras de Irak / Siria o en la Franja de Gaza o en el Sur del Líbano, y hace más tiempo en la guerra de los Balcanes …

La UE siempre a mantenido una fuerte inversión en programas de desarrollo de la defensa, la “seguridad interior” y el control de fronteras, eso si, generalmente camuflados en epígrafes genéricos, incluso medio ambientales y de protección civil.

Recientemente, en parte por la negativa de EEUU de seguir asumiendo gastos en Europa, la UE se ha dotado de un Fondo de Defensa que podrá ser empleado en investigación militar, el programa piloto (2017/2019) de 90 millones de euros y que entre 2019 y 2020 ascenderá a 500 millones, y para el 2021/2027 13.000 millones. Paralelamente se quiere crear un Fondo Europeo para la Paz de 10.500 millones (intervenciones militares fuera de la UE). La pasta de desarrollo industrial (la parte del león) irá a actores industriales generalmente privados. Al llegar 2027 la UE gastará más en investigación militar que en “ayuda humanitaria”.

Actualmente el esfuerzo económico (de la UE) se quiere enfocar hacia el control fronterizo y el equipamiento del soldado de infantería.

La modernización del equipamiento de los soldados de infantería (no del todo reemplazados por los drones y otros robots asesinos) va desde camuflajes adaptativos dirigidos sobre todo contra los sensores del enemigo, ropa de protección “ligera, flexible y cómoda” … y naturalmente sistemas de geoposicionamiento y de realidad aumentada. Es el caso del proyecto GOSSRA liderado por la multinacional alemana Rheinmetall con la colaboración, entre otros de INDRA (no podía faltar) y GMV y empresas armamentísticas de Italia, Polonia, Portugal, Holanda y Suecia. Rheinmetall tiene experiencia en el tema del “soldado del futuro” desarrolló el proyecto similar, el IdZ-SE, para dotar a 2.460 soldados del Bundreswehr, así como al ejército de Canadá …

No hay que olvidar el smart-social

Ante tanta tecnología, tecnología que va variando y complicándose día a día (nunca sabremos cuál es el verdadero estado actual), es normal sentirse abrumados, sobre todo, si no se tiene base tecnológica y es fácil caer en el desánimo ” no hay nada que hacer “,” todo está controlado “, no es el caso, hay imaginación y osadía para encontrar nuevas metodologías de resistencia (al menos).

Pero no hay que olvidar que detrás de la red de dominación tecnológica hay una red de dominación social, hay máquinas más allá de las digitales y las mecánicas … la máquina del capitalismo, la máquina del estado, la maquina del patriarcado … Que los chips no nos hagan perder los verdaderos monstruos !!.

CONTRA TODA NOCIVIDAD !!!

[Tarn]Sabotaje a aerogenerador acto 3 – la montaña negra

extraido de attaque

El estupor, maliciosamente imagino, de un caminante o un cazador que, a primera luz, descubrirá el espectáculo de un mástil pálido y pálido. Es que el rastro de Great Hike n7 pasa por aquí, para la mayor felicidad, según los inversores, de esta persona tan insana que se llama el turista. No dudo que frente a una turbina eólica, él saca su teléfono inteligente, sin preocuparse por la vida silvestre, para capturar la máquina, para compartirla, gracias 4G, sus amigos falsos conectados.

Dichas máquinas son treinta en el área circundante, divididas en tres plantas en ambos lados del Roc Peyremaux. Pelean por los corredores aéreos, a expensas de un valor ingenuo y volátil, económicamente, nada. En estas regiones, estamos siendo testigos de un gran aumento en la cantidad de estaciones de energía y transformadores eléctricos conectados a kilómetros de inervaciones de alto voltaje.

Me refiero, a los que me leen, a varios libros, folletos y documentales sobre el engaño de la turbina eólica industrial para comprenderlo mejor. Para los escépticos y / o sensibles al conocimiento empírico, les sugiero que vayan una vez al pie de una de estas máquinas infernales. Avanza por la noche, bajo una luna brillante, cuando el cielo está lleno de turbulencias.

Creí haber escuchado en el aire que EDF iba a ofrecer en estos días una operación de mercadeo nacional llamada clásicamente “puertas abiertas”. Me divierte la sincronía fortuita de este evento con mi acto de asalto de un aerogenerador, fetiche de EDF en autopromoción y mistificación.
Otra coincidencia graciosa, unos días antes de mi delito incendiario, el festival anual del viento tuvo lugar un poco más al norte, en las cercanías de St Affrique, en contra de un proyecto de transformador y una estación de energía eólica. La expansión industrial de la energía parece desafiar la obsoleta imaginación de los tecnócratas más ambiciosos. Aunque comparto el deseo de luchar contra las turbinas eólicas, quiero decir aquí mi aversión por los políticos invisibles que manejan esta lucha con autoridad. Como ellos y ellos hablan de estrategia, expresaré, en pocas palabras, la que adopto.

No creo, o para ser exactos, ya no creo, en la organización de una fuerza capaz de subvertir esta sociedad, o cualquier segmento de su materialidad. Creo que no podemos defender nada de manera pragmática (que no hablo de NDDL) porque nuestra debilidad numérica y técnica es proporcional al poder militar enemigo.Una estrategia más humilde pero más lúcida lugar es superar nuestras posturas de reacción, la obstrucción, para liderar la ofensiva de acuerdo a nuestros propios deseos y la temporalidad, en contra de la dominante, sus relaciones sociales y sus maquinarias. Sería poco aconsejable considerar esta debilidad numérica y técnica como un defecto temporal, con la esperanza de organizarse militarmente más tarde. Esta debilidad es constitutiva para nosotros, de ella debe fluir nuestra fuerza. La movilidad, el sigilo y la imprevisibilidad pueden articularse en esta estrategia que otros han teorizado y practicado bajo el nombre de guerrillero.Insisto, no más que otra esta estrategia socavará la estructura social existente, esta guerrilla es una guerrilla de la desesperación. Ella se burla del mañana que nunca cantará, se siente en todas partes, ahora y sin atractivo.

Deseo disipar cualquier fascinación por mí o por el fuego que cometí esa noche. Una acción debe su éxito sobre todo a la preparación del paciente y a una fuerte determinación. Por último, está lleno de tristeza que recientemente descubrí el arresto de varias personas en Lille . Se sospecha que participaron en varios actos de vandalismo antiespecífico contra carniceros y restaurantes, entre otros. Les envío toda mi solidaridad. Bravo y valentía.

[Analisis] La metamorfosis del mundo

extraido de resistenze al nanomondo

La metamorfosis es algo profundamente diferente a un cambio.
En un cambio, algunas cosas cambian, pero otras pueden seguir siendo las mismas, pero la metamorfosis es una transformación total y radical que llega hasta lo que constituye al ser humano y a toda la vida. La metamorfosis, cuando está completa, llega a tener el carácter de irreversibilidad.
Se está experimentando una importante metamorfosis del ser humano: lo que está cambiando es la forma en que sentimos, de ver, de pensar, de percibir nuestros cuerpos y los cuerpos de todo, nos relacionamos con el mundo y por lo tanto actuar en el mundo y en realidad a nuestro alrededor. Sentir, ver, pensar, relacionar es lo que conduce a una acción.
Las bases están siendo socavadas por sentir otra cosa, por imaginar algo diferente y, por lo tanto, por negar lo existente y por actuar en contra de él.
Las nuevas generaciones no tendrán la capacidad de entender ni siquiera la idea de que puede haber otra manera, otro mundo. Las niñas crecen con una interfaz virtual para una mediada por una pantalla, la prótesis del teléfono, las redes sociales: estando interconectadas permanentemente transforma la forma de percibir a sí mismos, otros, las relaciones y la misma realidad. Al percibirnos como un nodo de una terminal, perfectamente en sintonía con una ciudad cada vez más cableada bajo los ojos de cámaras y pasajes controlados, nos convertimos en tránsitos de la red global. En la normalidad de pasar la tarjeta electrónica en cada entrada de un medidor, un microchip debajo de la piel no está tan lejos de lo que gradualmente se volverá normal.
El silencio cómplice de un acuerdo contiene más cercanía y significado de la comunicación virtual cyborg-activismo como un signo de estos tiempos. Lejos y a salvo de la vida real, sin sudor y sin la respiración que se rompe.
La metamorfosis llega a asumir las características de una transformación antropológica del ser humano: un ser híbrido, sin identidad, si no construido sobre sus propios perfiles, sin puntos de referencia fijos. El resultado es una, un átomo individual fragmentada e infinitamente manipulable individuales en los que no es la singularidad y la diversidad de la persona que importa, sino el mismo transparente perpetuamente expuesto en la ventana en las redes y la tripulación sociales a las necesidades del sistema. Las únicas diferencias son aceptables, de hecho, se ajustan al sistema y los explotados en el nuevo mercado de consumo a medida que las mercancías van a ser confundidos con las terapias individuales de la medicina predictiva.
En la fluidez de los bienes, que se ajusta perfectamente al modelo dominante, la pluralidad del arco iris, la fluidez del género es en realidad una homologación a un modelo único, el x es un neutro masculino.
Incluso el pensamiento sufre una metamorfosis que se aniquila y se degrada. En la sociedad de transparencia y nivelación solo pueden existir opiniones. Las opiniones no implican consecuencias superficiales, fugaces, no dejan rastro de su paso y cuando dejan rastros, estos no son lo suficientemente fuertes y resistentes para rayar lo existente. El acto y la puesta en juego no son movidos y gobernados por opiniones, ya que se trata de un terreno frágil y abrumador.
En esta lógica, se puede discutir sobre todo y se puede argumentar lógicamente lo contrario de todo.
En la metamorfosis, el concepto de límite se desmorona.

Producción de realidad 
Normalización e invisibilización

El proceso tecnológico no solo produce instrumentos, sino que produce la misma realidad a través de la percepción que tiene. Es un proceso que crea y modifica la realidad y, mientras tanto, cambia los mismos paradigmas de pensamiento sobre cómo vemos el mundo y a nosotros mismos.
No es el estado con su aparato burocrático y sus ejércitos el que determina los paradigmas dominantes en un período histórico-social preciso, son las innovaciones tecnológicas, es el desarrollo tecnocientífico el que crea y determina los paradigmas. Las revoluciones científicas siempre han sido para hacer esto. Un paradigma es el conjunto de métodos experimentales, de grillas de interpretación, de modelos explicativos, que rastrea tanto los problemas a analizar como las soluciones mismas. Las mismas herramientas se crean en función del experimento, en función de lo que desea encontrar y, una vez realizado, determinará el mismo experimento. Solo la idea de la electricidad como fluido podría concebir la creación de la botella para embotellarla.
El cambio de paradigma hace que la misma realidad vea de manera diferente, pero no es una simple vista, es una visión que crea y modifica esa realidad. Priestley y Lavoisier vieron lo mismo, pero para los primeros dentro del paradigma dominante que ya estaba en declive eran los corpúsculos, porque el segundo en el cambio del nuevo paradigma que estaba emergiendo era el oxígeno. Así como un microscopio de efecto túnel no es una herramienta simple, construye un mundo en el cual el material es pensado, medido y luego modificado a nivel nanotecnológico.
Ya pensar en un cuerpo como descomponible hace que el cuerpo mismo esté disponible y se pueda modificar. La percepción de los cuerpos descomponibles es la base de la ingeniería genética y las tecnologías de reproducción artificial.
Los desarrollos tecnológicos son omnipresentes y omnipresentes porque determinan la misma interpretación: construcción de la realidad. Esto no significa que no haya realidad, que esto exista, pero que lo que importa es cómo y qué se vuelve real. Cinco años después, Chernobyl, un experto en el campo, declaró:

“El futuro de la energía nuclear depende de dos factores: su funcionamiento efectivo y seguro, y la percepción de que es efectivo y seguro”.

Fue el evento mediático después de Chernobyl y después de Fukushima para hacer visible el riesgo invisible del desastre. Lo que se vuelve percibido se convierte en realidad. Sobre esta base, cuando sea necesario, tanto la producción de la percepción del riesgo como la producción del no conocimiento, la invisibilización del riesgo y del desastre, giran. En esto, la sensación constante de inseguridad se alimenta para tener un control que penetra en todos los aspectos de la vida.
Es un hecho trágico para activar el destello de un rayo una subespecie de reacción emocional, por supuesto, es otra cosa que una verdadera emoción, en la fuerza de su pasión, es una toma de conciencia y la acción posterior, pero es la imagen de ‘evento transmitido a través de los medios y redes sociales que filtran, explotan, mejoran, trivializan según la ocasión. Esa imagen y la percepción de ella toman el lugar de lo que ocurre afuera, fuera de la pantalla, fuera del espectáculo y fuera de las rejillas que enjaulan una conciencia real.
El estado y su aparato son ciertamente necesarios, pero funcionales para el proceso tecnológico. Un proceso que se materializa en centros de investigación, en gigantes como Google, IBM, Microsoft, en empresas multinacionales agroalimentarias, farmacéuticas y biotecnológicas.
Lo que antes era impensable ahora se da por hecho. La discusión no se mueve sobre lo que es éticamente legal, sino solo sobre lo que es técnicamente posible. La tecnología mueve el límite. Desde rechazar con horror hasta rechazar sin horror, desde la perplejidad hasta la aceptación convencida. Se vuelve normal lo que antes no se parecía en absoluto a eso. Los nuevos desarrollos tecnológicos se afirman en un contexto en el que la moralidad, la legalidad desaparecen ante imperativos técnicos, en los que se reducen a posibilidades. Una práctica se considera aceptable simplemente porque es alcanzable.
El Golfish, peces transgénicos roja que brilla en la oscuridad, es un ejemplo preocupante, y que debe ser incómodo, pero la inquietud que lleva a la acción, como la gente se está acostumbrando a las modificaciones genéticas, por razones puramente estéticas.
Günther Anders [1] escribe que nada más falso es el pensamiento por el que viviremos ya en la era de la angustia. Esta tesis es inculcada por aquellos que solo temen que el miedo real pueda ser realizado, adecuado al peligro. Escribe que vivimos en la era de la minimización y la ineptitud a la angustia en la que no debemos temer al miedo, sino tener el coraje de tener miedo y también de tener miedo. Una angustia sin miedo y dador de vida, que no nos paraliza ni nos encierra en nosotros mismos, sino que nos hace actuar.
El proceso tecnocientífico produce el desastre y lo normaliza. La normalización invisibiliza el desastre. Una estrategia de invisibilización es mover el plan de los efectos sobre la salud y los ecosistemas al plano de los costes económicos y de gestión administrativa: el problema de la evacuación después de Fukushima se convirtió en un problema de administración, el plan se movió sobre las consecuencias sociales de la evacuación masa, no en los efectos reales de la exposición a la contaminación.
La normalización produce aceptación, lo que se vuelve normal será aceptado. Vivimos en una sociedad de riesgo donde el riesgo global no solo significa una catástrofe global, sino que coexiste con la predicción constante de la catástrofe. Y esta convivencia se convierte en normalidad.
La consideración de que nunca serán capaces de hacer frente a los límites biológicos no debe tranquilizarnos, en el intento de superar estos límites, las nuevas quimeras transgénicas tomarán forma y morirán en los laboratorios de frío. El sistema tecnocientífico no produce catástrofes solo con las consecuencias de su trabajo, pero la catástrofe ya está implícito en la dirección de una búsqueda a pesar de que no obtendrá los resultados deseados, y aunque no vendrá del laboratorio.
La realidad de las consecuencias de la radiactividad, de las nanopartículas, de los organismos genéticamente modificados se convierte en un conjunto de datos. Se convierte en la medida de las variables y sus interpretaciones. Esto está en manos del sistema técnico, pero en algunas ocasiones también estamos llamados a cogestionar la fabricación de la realidad y la consecuente cogestión del riesgo o desastre. En Fukushima, las personas producen contadores geiger para medir los niveles de radioactividad.
También con el propósito de poder y las mismas relaciones de poder sufren una metamorfosis, si antes de que se podría decir que la ganancia económica era el conductor principal, ahora es simplista pensar que la meta es sólo el beneficio. El objetivo es, sobre todo, el control y la gestión. Control y gestión de datos, información y el mismo riesgo. Y la producción, evaluación, definición, clasificación, monitoreo, gestión de riesgos, está en manos de expertos y técnicos.
Pensamos en la investigación con células madre basada en la capacidad generativa de las mujeres, de la cual los laboratorios derivan no solo las ganancias sino también los materiales. Los óvulos y los embriones para la investigación provienen de las clínicas de procreación asistidas médicamente. La atracción de material humano en la división del proceso generativo tiene consecuencias que van más allá del mero beneficio económico.
Los laboratorios de investigación hablan sobre la gestión del exceso de material biológico, pero no se trata de esto, no es solo material sobrante. Se produce específicamente para satisfacer las necesidades de la investigación en un proceso de producción encarnado y en esta expropiación se juega el significado del ser humano.
En la construcción de una realidad del paradigma tecnocientífico y en su deconstrucción por el posmodernismo se obtiene el mismo resultado: el único existente es el de la máquina tecnológica.
En el estanque posmoderno todo es relativo, no hay realidad y si no hay realidad, ni siquiera existe el sistema de poder contra el que girar. Y el tema también se deconstruye, y ya no hay un sujeto político capaz de perturbar, sino realmente, el orden existente.

degradación

La degradación afecta no solo a la Tierra, sino también al pensamiento y también a lo que se supone que es un pensamiento radical.
La degradación viene en los mismos contextos que se cree que son inmunes y libres del condicionamiento y la misma lógica a la que se debe oponer. El modo que será debida inicialmente servir para cuestionar el abuso y para poner de relieve la cuestión del consentimiento, en subtienden una incapacidad para relacionarse y llegado a ser empujado hacia arriba a degenerar y socavar las mismas hipótesis de una relación y las mismas responsabilidades. Una reunión entre dos personas está hecha de miradas, entendimientos y también malentendidos, inseguridades, incógnitas, eventos inesperados. Esto es lo que hace que un encuentro entre ellos sea auténtico.
Una tarjeta que diga si ha cometido o no, una hoja para leer antes de entrar en un lugar con los dictados de lo que está permitido y no permitido hacer, no están liberando maneras, pero la degeneración de cualquier encuentro auténtico. Las infinitas posibilidades no se pueden predecir, escanear y reducir a una lista. De exposición, hacer transparentes todas las posibilidades permitidas y no permitidas está perfectamente conformados a la transparencia de la compañía, donde todo está expuesta y transparente, es perfectamente conforme con la sociedad cibernética, donde todo es previsible y calculable.
Delegar el entendimiento en una tarjeta, delegando responsabilidad a las listas pulveriza la capacidad de comprenderse y entenderse entre sí. Entonces nos modificaremos profundamente, la metamorfosis se alineará perfectamente con el ser humano incapaz de relacionarse con la sociedad tecnológica.

“El amor sin un vacío en la visión es la pornografía. Y sin lagunas en el conocimiento, el pensamiento se reduce al cálculo “. [2]

Vivimos en épocas en las que algunas áreas del feminismo, del movimiento LGBTQIA, las prácticas raras de venta ambulante y las lógicas de mercantilización de la libertad y la autodeterminación. Prostitución, útero en alquiler y como última tendencia hormonas para niñas y niños. Perfectamente en sintonía con el neoliberalismo, nos convertimos en empresarios de nosotros mismos ofreciéndonos como una mercancía. La “autoexplotación” es más efectiva que la explotación por un tercero o sistema porque está enmascarada por la retórica de la libre elección y la libertad. Como si la esclavitud fuera aceptable si se eligiera libremente. La autoexplotación conduce a la alienación de uno mismo y del propio cuerpo, la autorrealización es de hecho la autoaniquilación.
Este es un dispositivo de poder de la sociedad de control y cogestión, donde nosotros mismos estamos llamados a gestionar los mismos desastres con participación activa, volviéndonos activos ya no percibimos que en realidad todavía estamos bajo el control del sistema y no nos damos cuenta de que somos solo engrasando sus engranajes.

Publicar género – Publicar humano

Desde transhumanista James Hughes: Hacia un futuro post típicamente 
post-generismo es una interpretación radical de la crítica feminista del patriarcado y de género, y genderqueer critica el hecho de que el binario por lo general las fuerzas del potencial individual y nuestra capacidad de comprender y comunicarse con otras personas El postgénero trasciende el esencialismo y el construccionismo social al afirmar que la libertad de género necesita tanto de la reforma social como de la biotecnología. A pesar del bienestar en la variación antropológica e histórica de los roles de género, incluida la existencia del tercer rol de género (neutral), no hay rastro de una sociedad libre de género. Hoy en día nuestros esfuerzos en la creación de sociedades de géneros neutrales también han alcanzado el límite del género biológico.
Hoy, sin embargo, las biotecnologías, las neurociencias y las tecnologías de la información permiten completar el proyecto de liberación del patriarcado y el género binario. Las tecnologías posgenerales pondrán fin a su identificación estática sexual y biológica, permitiendo a los individuos decidir por sí mismos qué características biológicas y psicológicas desean conservar o eliminar.
(Postgenderismo: más allá del género binario
George Dvorsky y James Hughes, PhD Institute for Ethics and Emerging Technologies, marzo de 2008)

Debe despertar sospechas si algunas afirmaciones son reabsorbidos por el sistema, en este caso nos encontramos ante una superposición perfecta armonía entre el poste y el género rinvedicazioni y post-humano, entre las pretensiones de la extraña y transhumanismo. El punto de encuentro es la apoteosis de la tecnología vista como un medio para liberarnos de los límites del cuerpo, para superar el cuerpo, para cancelar el cuerpo, para cambiar el cuerpo. El cuerpo se percibe como la cadena de biología, como un simple caparazón del cual podemos liberarnos, que podemos mejorar y cambiar gracias a las tecnologías. El punto de encuentro es el deseo de eliminar cualquier límite. El punto de encuentro solo puede ser el cyborg.
El queer se presenta como un pensamiento revolucionario, pero sus fundamentos corren junto con las tecnociencias, que se ejecutan junto con el transhumanismo.
Si no hay límite, todo es posible y el potencial de esto fascina a los tecnocientíficos, los transhumanistas y el movimiento queer.
Aquí el mundo post género y post humana que ya está presente: en los libros de medicina en lugar de la vagina que dice “frente hoyos”, el agujero en la parte delantera, y en lugar de la cesárea que dice “ventana-nacimiento” Ventana de Nacimiento . Además, la recomendación de la Asociación Médica Británica para médicos es evitar la expresión “mujeres embarazadas” o “mujeres que dan a luz” para decir “una persona que da a luz” y en lugar de “amamantar” decir “amamantar” en cuánto podrían ofender y discriminar a las personas transexuales.
No son simples tendencias lingüísticas. Es una elección precisa que quiere cancelar la dimensión de la procreación y la dimensión de la sexualidad del cuerpo femenino. En el caso de una transexual que lleva a cabo un embarazo después de la interrupción de las hormonas, no olvidemos que es su parte femenina la que quedó embarazada y que puede continuar con el embarazo. Un hombre no puede permanecer “embarazada” y es una diferencia sustancial, material y corporal. Ningún esencialismo, si es que materialismo, el asunto de la carne.
Por un lado tenemos el sistema que necesita cuerpos materiales y por el otro lado dispositivos de poder y resignificación que borran esos mismos cuerpos. Significativo que la tendencia del sistema es la misma tendencia de derivas deconstruccionistas y queer.
En Italia, la administración de la droga basada en la triptorelina para bloquear la actividad hormonal de los menores ha sido autorizada recientemente. Una medicalización, experimentación en niños y niños llevada a cabo como una demanda de libertad del movimiento transgénero, queer y algunas áreas del feminismo. Para la libre elección del niño, escuchamos, pero el bloqueo de la pubertad no favorece la elección del niño, somos nosotros quienes hacemos una elección y somos muy precisos.
¿No hay riesgo de que este enfoque reconfirme y refuerce los mismos estereotipos de género que deberían desglosarse? Una chica que no encaja en las características y comportamientos socialmente aceptados que deberían tener su género, entonces eso no es lo que nuestro imaginario nos llama a la feminidad, sino que juega con juegos que no encajan en aquellos etiquetados como niñas, o que muestra interés en otras chicas, es visto como un hombre y no como un niño que no es parte del estereotipo.
Son un sentimiento, un comportamiento, una tensión que hay que atrapar. Estos deben ser liberados, no implementando una medicalización en las niñas, sino socavando a la sociedad que etiqueta como “no en la norma”, en relación con ese género socialmente construido, este sentimiento, comportamiento, tensión. No deberíamos eliminar cuerpos para liberarnos de los géneros, pero deberíamos liberar cuerpos de los géneros.
Neil Harbisson, un invitado en la conferencia de la Universidad de Singularity en Rho en septiembre pasado, es un artesano que se hizo famoso por haber implantado una antena en el cráneo. Afectado por una rara enfermedad que no le permite ver los colores, gracias a la antena puede “sentir” a través de las vibraciones. Ella es la primera cyborg y fundó la Fundación Cyborg para ayudar a los humanos a convertirse en ciborgs. La definición de humano está cerca de él y, sintiéndose cerca de otras especies, se define como trans-especie al conectarse al movimiento transgénero.
No veremos las antenas de verificación en el cráneo / de Isa / e, pero en tiempos de alta tecnología, donde las gafas virtuales ya son utilizados por algunos grupos de bienestar animal para hacernos sentir el sufrimiento de los animales en las granjas, no es de extrañar que una prótesis tecnológicas considerado como un medio para sentirse cerca y relacionarse con otros animales y el mundo natural.
Todo esto es parte de ese proceso de metamorfosis de la percepción del cuerpo y de la modificación de todos los cuerpos: cuerpos postorgánicos, implementados, artificializados, genéticamente modificados.
En el blog de Martine Rothblatt, De transgénero a transhumano, leemos:

“Garantizar el uso ético de la biotecnología será una gran preocupación para los transhumanistas, así como para los defensores de la libertad de género”.

Y aquí las biotecnologías se vuelven éticas …

1. Günther Anders, De la incompatibilidad entre la energía nuclear y la violencia, ediciones S
2. Byung-Chul Han, The Transparency Society, p. 15, ed. Knight Bus

Silvia Guerini

[Analisis] Conexiones ecologistas y transhumanistas contra la naturaleza

extraido y mal-traducido de: www.piecesetmaindouvre.com

Conexiones ecologistas y transhumanistas contra la naturaleza

Ecologistas, veganos y simpatizantes de izquierda proliferan dentro del movimiento transhumanista. Después de Le Monde, Le Nouvel Obs y Politis, Primevère en 2016,  ecologista francés, se ha invitado a uno de sus representantes para expresarse: Didier Coeurnelle, vicepresidente de la transhumanista Asociación Francesa y los Verdes elegido en Bélgica. Él habría sido capaz de seducir a los visitantes a primevère con una “vida en buena mucho más sano, de apoyo, Pacífico, feliz y respetuoso con el medio ambiente, no a pesar de, sino gracias a las aplicaciones de la ciencia.” 1 protestas de se necesitaban oponentes de necro -tecnologías con el propósito de cancelar su invitación.2 Los transhumanistas no luchan contra la nocividad. Tecno fi l y “resiliente”, confían en la ingeniería genética,

¿Un estado mundial entre especies sirve para luchar contra la dominación entre humanos y animales? ¿O incluso entre animales, con los depredadores convertirse en herbívoros después de la modificación genética? Aunque sus ideas pueden hacer reír a la gente, los transhumanistas no son las víctimas aturdidas de la indigestión de la pobre ciencia ficción. Son ecologistas y veganos (es decir, aquellos que se niegan a consumir productos de origen animal), ¡por supuesto! A veces también budistas. Pero también filósofos, genetistas, informáticos, sociólogos o start-uppers pagados por Harvard, Oxford, la London School of Economics o Google. La mayoría de ellos quiere el bien del planeta y sus habitantes, quieren luchar contra la opresión, aumentando nuestra esperanza de vida hasta “la muerte de la muerte”. Los dos portavoces del movimiento francoparlante transhumanista reclaman su militancia “ecologista”. Marc Roux formó parte de Alternative rouge et verte. Didier Coeurnelle es elegido con los Verdes en el municipio de Molenbeek. David Pearce, cofundador de “Humanity +”, la principal asociación transhumanista estadounidense, es un militante antiespecista y vegano. El australiano Peter Singer, filósofo y autor del libro de referencia de la antiespecie Animal Liberation (1975), es él mismo un transhumanista y ex candidato verde en Australia. En cuanto al actual director de “Humanity +”, James Hughes, como budista, no haría daño a una mosca. Lejos de la imagen de libertarios, insensibles a las desgracias que les rodean, los transhumanistas a menudo son progresistas, ecologistas y feministas, que siguen la buena conciencia que reina en Silicon Valley por el movimiento hippie de los años 60. En Francia,
Según Marc Roux y Didier Coeurnelle, Technoprog de 3 autores, los transhumanistas quedarían mayoría, leal a un sistema social y una medicina redistributiva, en contra de la idea de una humanidad a dos velocidades después de la selección genética.
Sucede que también tienen puntos en común con los “objetores de crecimiento” 4. ¡Muy bueno! Dejemos a un lado los ultras, libertarios o contrarios a la tecnologia y interessiamoci estos transhumanistas ambientalistas socialdemócratas y con estilo propio: las que introducen el lobo en el redil verde transhumanista.

Aumento de la benevolencia
En los orígenes de los manifestantes y movimientos ecologistas estadounidenses, que una vez fueron llamados Nueva Izquierda, se encuentra la oposición a la guerra y el alistamiento forzoso. Pasan los años: el posmodernismo hace su trabajo de despolitización y esto “no violencia” movido en las relaciones interpersonales (se dice: los “micro agresiones”) para dar a luz a los “espacios seguros” que los lectores Inrocks conocen a la memoria. Los transhumanistas, que tienen la misma edad que un centro provincial LGBT, también quieren un planeta más seguro sin micro agresión.
Si los códigos de buena conducta no son suficientes, sugieren la mejora moral de la humanidad y de los animales (“no humanos”, especifiquen los postmodernos), es decir, “la mejora de la compasión, la solidaridad y la empatía”. »A través de medios genéticos o médicos. Como, por ejemplo, la ingesta de oxitocina que favorecería comportamientos solidarios. “Reducir el sufrimiento, aumentar los placeres, esto es parte de lo que deseamos intensamente para nosotros mismos y, quizás aún más, para los demás”, proclaman los autores de “izquierda” de Technoprog. Cómo hablar mal sobre los predicadores tan sacarinos. Dos filosofías de M o la mejora publicada por Oxford University Press aseguran que “Nuestro conocimiento de la biología humana, en particular,
Lejos de reflexiones, estos proyectos se vuelven más realista todos los días – en especial gracias a los avances en genómica modi fi cación del tipo de CRISPR-CAS 9. Algunos imaginar una humanidad y la animalidad genéticamente benévola y feliz. El neurobiólogo Pierre-Marie Lledo, jefe del Departamento de Neurología del Instituto Pasteur cuenta con la optogenética para “educar y borrar los recuerdos” y así crear humana “, que ya no tiene miedo del miedo, o que conservaría un recuerdo positivo de eventos muy negativo. “6 Podemos imaginar las aplicaciones para evitar el suicidio de Foxconn y los traumas de los soldados.
Sólo recientemente hemos visto el nacimiento en Francia, con la UFR patrocinio de Filoso fi en la Sorbona y la aprobación de los transhumanistas, el movimiento “Altruismo eficaz” – traducción de ‘efectiva la obviedad Peter Singer, promovido por fi lantropi como Peter Thiel, fundador de PayPal, Jaan Tallinn de Skype o, nuevamente, Duston Moskowitz de Facebook. Su deseo: una mayor eficiencia de obras de caridad sobre la base de la relación “euro dado / cantidad de” bien “alcanzado”. La rama “Charity Science” de este movimiento calculará, gracias a las herramientas del Big Data, la felicidad probada. Un vegano como David Pearce, fundador de “Humanity +”, promueve Paradise Engineering, es decir, ingeniería genética y nanotecnología en beneficio de la felicidad y la empatía para los humanos y los animales. De ahí su entusiasmo por el cableado, estimulación a través de electrodos de las áreas del cerebro asignadas al placer. Amigos deprimidos, te volverás loco!
Además de la diafanidad típica del capitalismo anglosajón, surge una especie de aumento del budismo, una conciencia plena y un despertar espiritual garantizado por la farmacia, la ingeniería genética y las tecnologías de la comunicación. El más famoso de los budistas franceses, Matthieu Ricard, doctor en genética celular, se muestra junto a transhumanistas como Peter Singer y los “Altruistas efectivos”. Él es un miembro de la misma derecha del Dalai Lama, el Mind and Life Institute, una clubes budistas y científicamente para que el acceso a la plena conciencia con la estimulación neuro representa una gran esperanza (la neuro-teología). El Dalai Lama dio su “bendición” al proyecto “Avatar” del multimillonario ruso transhumanista Itskov cuyo objetivo es alcanzar la inmortalidad para 2045.7 Si la sociedad sale mal, por lo tanto, sería por falta de empatía. Aquí está. Por nuestra parte? De nuestros gerentes? Aquí encontramos las obsesiones “seguras” de los posmodernos que expulsan toda explicación política en beneficio del jarabe psicologizante vertido en los círculos de benevolencia no mixtos. Pero es una forma de engañar a nosotros mismos acerca de la naturaleza de un sistema, ya sea que llamamos técnica, burocráticos o capitalista, es ignorar el papel de los intereses objetivos, los de las clases poseedoras, los elegidos y la administración técnica.
Su máquina burocrática funciona. Este no es el trabajo de seres sensibles que deberían ser moralizados, sino de actores racionales que debemos derrocar.

Un anti-especismo muy artificial
“La naturaleza no existe”, repite el importador francés de la tesis contra las especies Yves Bonnardel.8 Por lo tanto, ¿por qué emocionarse por el hecho de que un filete in vitro puede representar el futuro de nuestra dieta? ¿Conoce el filete criado en 2013 en el laboratorio a partir de células madre bovinas? Este bistec de $ 250,000 ha sido financiado por el jefe de Google, Serguey Brin, preocupado por el sufrimiento de los animales. Tendrá que acostumbrarse a la idea, porque las antiespecies y los ecolo-transhumanistas preparan su comida diaria, garantizada sin el dominio humano. Algunas tiendas orgánicas ya ofrecen reemplazos de comida completos en forma de polvo para diluir, garantizados orgánicos, veganos y libres de transgénicos. Están inspirados en el primer sustituto de proteína vegano llamado Soylent, refiriéndose a la película verde Soylent en la que la humanidad superflua ingirió tabletas humanas debido a la falta de alimentos. El creador de este sustituto es un especialista en TI. Rob Rhinehart afirma alimentar al 80%. “Resultado: no ha estado en una tienda de comestibles durante años. Ya no tiene refrigerador ni platos. Convirtió su cocina en una biblioteca “.9 La composición química de la computadora de su producto es de código abierto. Esto lo convierte en un transhumanista de izquierdas, en contra de la propiedad privada, la explotación animal y la mala nutrición en el tercer mundo. Otro transhumanismo es posible, se dice. Ya no tiene refrigerador ni platos. Convirtió su cocina en una biblioteca “.9 La composición química de la computadora de su producto es de código abierto. Esto lo convierte en un transhumanista de izquierdas, en contra de la propiedad privada, la explotación animal y la mala nutrición en el tercer mundo. Otro transhumanismo es posible, se dice. Ya no tiene refrigerador ni platos. Convirtió su cocina en una biblioteca “.9 La composición química de la computadora de su producto es de código abierto. Esto lo convierte en un transhumanista de izquierdas, en contra de la propiedad privada, la explotación animal y la mala nutrición en el tercer mundo. Otro transhumanismo es posible, se dice.
¿Por qué esta atención a la carne? Un kilo de carne de vacuno requiere 10 kg de alimento vegetal. Las granjas ya consumen el 30% de la tierra cultivable y son responsables del 15% de los gases de efecto invernadero. En 2050 seremos 9 mil millones de omnívoros humanos y nuestro consumo de proteínas se duplicará. Un verdadero desafío para los ingenieros, los informáticos, los biólogos y los ángeles de negocios de Silicon Valley. Incluso Bill Gates se conmueve y, desde 2013, invierte en carne sin carne. Sobre el tema, si puede decir, las mayonesas y las galletas veganas de Hampton Creek, con sede en San Francisco, tienen éxito. ¿El secreto de su mayonesa sin mayonesa con mayonesa sin mayonesa? Una inteligencia arti fi cial supervisada por bioquímicos y el antiguo científico de datos de Google, Dan Zigmond. Adiós Mamie Nova 10, adiós a la tarde del domingo pasado haciendo mermeladas y conservas para el invierno: el pro ceso culinaria del siglo XXI se logra mediante modelado por ordenador de mil millones de posibles montajes de proteína vegetal. Vale la pena aumentar, mejorar la inteligencia y vencer a la muerte si se come el puré tecno-vegano por el resto de la inmortalidad. Pero es el precio a pagar para sobrevivir al desastre ecológico.
“Todo lo que nos permite encontrar buenas alternativas, buenas técnicas libres de crueldad, duraderas, saludables y económicamente competitivas nos hace dar un paso hacia el final de la explotación animal”, dijo Peter Singer, nuestro filósofo vegano y transhumanista que publicidad de Hampton’s Creek durante la última reunión nacional de la asociación L214 en la Cité des sciences et de l’indu strie. L214, has oído hablar de él este año: sus videos de los mataderos han trasladado a Francia al Ministro de Agricultura. Al invitar a Singer, ¿han planteado la paradoja en la que se encuentran antiepecistas y comedores de proteína tecnovegetariana? Incluso si dan luz, con razón, contra las condiciones industriales de la cría y la matanza, apoyan el avance artificial de la agroindustria. Hemos pasado, en unas pocas décadas, desde los campesinos que cuidaban sus animales, hasta los consumidores de sustitutos basados ​​en proteínas celofán, calculados por computadoras. No importa cuánto devoren las antiespasas, no hay elección entre un filete in vitro y la matanza industrial brutal. Sabemos que los animales y los humanos son sensibles. Para los transhumanistas, así como para los antiespecistas, herederos de la cibernética, la naturaleza es un continente vivo e inactivo entre el hombre, el animal y la máquina que haría imposible cualquier distinción definitiva entre ellos. ¿Qué los unifica? Serían igualmente sensibles. no hay elección entre un filete in vitro y una matanza industrial brutal. Sabemos que los animales y los humanos son sensibles. Para transhumanistas como para antispecisti, cibernética herederos, la naturaleza es un nuum cuentas entre vivos e inertes, incluyendo el hombre, el animal y la máquina que haría imposible que cualquier distinción final entre ellos. ¿Qué los unifica? Serían igualmente sensibles. no hay elección entre un filete in vitro y una matanza industrial brutal. Sabemos que los animales y los humanos son sensibles. Para los transhumanistas, así como para los antiespecistas, herederos de la cibernética, la naturaleza es un continente vivo e inactivo entre el hombre, el animal y la máquina que haría imposible cualquier distinción definitiva entre ellos. ¿Qué los unifica? Serían igualmente sensibles.
Según Norbert Wiener, la cibernética aborda el “conjunto de problemas relacionados con la comunicación, el control y la mecánica estadística, tanto en la máquina como en el ser vivo” (Cibernética, o Control y comunicación en el animal y la máquina, 1948). ). Los animales se comunican e inversamente máquinas. Así es para el gatito según Wiener: “Lo llamo y levanto la cabeza. Le envié un mensaje que recibió a través de sus órganos sensoriales y que él traduce con una acción. El gatito está hambriento y maúlla. Entonces es él quien envía un mensaje “. Una analogía incorrecta: la sensibilidad y la comunicación no son equivalentes al intercambio de datos.
Si no existen especies para antiespecies porque todos los animales son sensibles, para los cibernéticos “el funcionamiento del individuo y el de una máquina de transmisión muy reciente son precisamente paralelos. En estos dos casos, una de las fases del ciclo operativo consiste en receptores sensoriales. “El juego está hecho: el maullido del gato y la palabra humana son equivalentes a la señal de una máquina electrónica. Para estos ingenieros, los animales, los humanos y las máquinas forman un todo reprogramable.
Si no hay diferencia de naturaleza entre un ratón y un ser humano, la forma de entender la voluntad de los institutos americanos salute11 trasplantes de financiar de células madre humanas de embriones animales? 12 No sería el único trasplante de órganos animales en el humanos como los esquejes se hacen, pero para crear quimeras: por ejemplo, un cerebro humano en una calavera de ratón (es decir, lo contrario de Peter Singer). Desde un punto de vista teórico, como antiepecista y / o transhumanista, nada lo impide, ya que “la naturaleza no existe”, y somos animales mecanizados igualmente dotados de “sensibilidad”. Sin embargo, aún no conocemos los proyectos de ratones que intentan trasplantar órganos humanos …

Aumentar o adaptarse a la nocividad ecológica
Silicon Valley apoya la candidatura de Hillary Clinton, que defiende los intereses de los “expertos en tecnología”. Si los transhumanistas no son todos los horribles individualistas libertarios, ni siquiera son vulgares escépticos del clima a quienes no les importan los efectos de nuestra forma de vida en nuestro medio ambiente y en nuestra salud. Aquí es donde radica la trampa transhumanista para los ecologistas.
Ya desde la época de la “Asociación Transhumanista Mundial”, antecesor de la actual “Humanidad +”, surge la cuestión ecológica. Vivir 120 o 150 años, posponer los límites de la fertilidad femenina a través de técnicas de procreación asistidas, no detonará la población mundial, no exprimirá los ecosistemas, acelerará el cambio climático y causará hambrunas. Los transhumanistas estadounidenses se preocupan por eso y, desde la década de 2000, el ensayista y novelista cyberpunk Bruce Sterling se ha estado movilizando. En enero de 2000, Sterling presentó un manifiesto para una nueva política ecológica “Verde-Esmeralda”. «Sterling defiende más controles de capitales transnacionales, la redistribución de los presupuestos militares para una política de paz, el desarrollo de industrias sostenibles, el aumento del tiempo libre, la garantía de un salario socializado, la extensión de un sistema de salud pública y la promoción de la igualdad de género “.13 La izquierda no puede hacerlo mejor. Los anti-luditas bajo el pretexto de que la simplicidad no sería lo suficientemente atractiva, sus propuestas para suplantar a las viejas y contaminantes industrias del siglo XX son: “productos intensamente glamorosos y ecológicamente racionales; de objetos completamente nuevos fabricados con nuevos materiales; la sustitución de materialidad por información; la creación de una nueva relación entre cibernética y materia. “14 Un manifiesto del cual los transhumanistas no tendrán dificultad en apropiarse de él. Con respecto a la superpoblación (la “Bomba P”, dijo Ehrlich en 1968), los transhumanistas repiten “que con la extensión de la vida útil, vamos a sentir mucho más responsable de las consecuencias ecológicas de nuestro comportamiento “(Humanidad +) .15 En otra dall’utilitarista Peter Singer:” Es mejor tener un menor número de personas que viven más tiempo, ya que los nacidos sabe lo que priva muerte, cuando el que no existe no sabe lo que pierde “16. Lógica, ¿no? Por parte del “techno progressisti” francés, se argumenta que “donde los ciudadanos viven más tiempo, tienen menos hijos”.
Y, por lo tanto, el progreso técnico acelerará la transición demográfica. Estas son solo hipótesis que estamos obligados a validar. Pero si tuviéramos que verificar la correlación arriesgada entre la expectativa de vida y la responsabilidad ecológica, el siglo 20 lo negaría; el aumento en la duración de la vida parece correlacionarse, entre otros ejemplos, con el aumento de los conflictos (algunos de los cuales son genocidas), las catástrofes catastróficas o la creación de bombas apocalípticas. Para combatir el calentamiento global, una cierta Mateo Liao, profesor de filosofía en la Universidad de Nueva York, acompañado por Anders Sandberg y Rebecca Roach Oxford (así, no los administradores de un blog de oscuras), tiene propuestas transhumanistas sólidos. El más simple sería el farmacéutico: como tomar píldoras que nos disgustarían de la carne o aumentar nuestra empatía. También podríamos, siempre gracias a la selección y edición genómica del tipo CRISPR, aumentamos nuestros alumnos con genes felinos para ver la noche (y así reducir nuestras instalaciones de luz que consumen mucha energía), y reducir el peso y la altura de la humanidad: “Si reduces la altura promedio de los estadounidenses en 15 cm, reducirás la masa corporal en un 21% para los hombres y un 25% para las mujeres”. 17 Menor masa corporal significa menos necesidad de energía y nutrientes. De hecho, están hechos de cerdos enanos para los laboratorios farmacéuticos. ¿Por qué no lo pensaste antes? Porque el estado de la ingeniería genética no lo permitió. y reducir el peso y la estatura de la humanidad: “Si reduces la altura promedio de los estadounidenses en 15 cm, reducirás la masa corporal en un 21% para los hombres y un 25% para las mujeres”. 17 Menor masa corporal significa menos necesidades enérgico y nutritivo. De hecho, están hechos de cerdos enanos para los laboratorios farmacéuticos. ¿Por qué no lo pensaste antes? Porque el estado de la ingeniería genética no lo permitió. y reducir el peso y la estatura de la humanidad: “Si reduces la altura promedio de los estadounidenses en 15 cm, reducirás la masa corporal en un 21% para los hombres y un 25% para las mujeres”. 17 Menor masa corporal significa menos necesidades enérgico y nutritivo. De hecho, están hechos de cerdos enanos para los laboratorios farmacéuticos. ¿Por qué no lo pensaste antes? Porque el estado de la ingeniería genética no lo permitió.
¿Todo esto parece ciencia ficción? Le Monde el 22 de junio, el año 2016 nos informa de que hay que “preparar a vivir lejos de la Tierra” o, en todo caso, para sobrevivir en un planeta inhabitable: “La Agencia Espacial Europea acaba de hacer el punto sobre la investigación acerca de la vida en” cerrado ecosistema arti fi cial “y sus aplicaciones terrestres.” nuestros astronautas no dicen algo distinto de Marc Roux que “transhumanistas no dudan contemplar permitido que algunos de sus congéneres de la adaptación de su biología a otros planetas o incluso al entorno sidéreo. ¿No es razonable comenzar aprendiendo a adaptarnos a las nuevas condiciones de vida en nuestro propio hogar? “18 Reciclaje de agua, aire y desechos. Transformación de CO2 en oxígeno gracias a las algas alimentadas con las deyecciones, nitrificación de la orina fresca para su procesamiento en agua potable: ¡todo esto haría que los polvos de Soylent para la gastronomía! Uno de los investigadores ya está desarrollando este tipo de baño, decimos “Sistema de soporte vital”, para los países pobres que tienen la tarea de experimentar con nuestros futuros “hábitats terrestres cerrados”. O cómo la supervivencia en el ambiente espacial nos da una anticipación del disgusto de nuestra supervivencia en la Tierra.
Pero volvamos al párrafo anterior: “Adaptarnos a las nuevas condiciones de vida en nuestro propio hogar”, dice el transhumanista Marc Roux. En lugar de la ecología, o incluso el “aumento” de nuestras capacidades físicas e intelectuales, Roux no ofrece otra perspectiva a la humanidad que “rechazar continuamente el espectro de su fin”. ¡Está todo aquí! La Ecología transhumanista está plagado de esta ideología de la “resiliencia” – un término que proviene de la psicología, sinónimo de adaptación a la degradación de las condiciones de vida – que prevalece hoy en día ningún Fi dentro de la Conferencia sobre el clima. “No se descarta ninguna idea a priori si puede llevar a una mejor adaptación de los cuerpos a su entorno. […] En el corto o mediano plazo, el humano me parece infinitamente más flexible y maleable que el planeta anfitrión. “Esta idea, aparentemente nueva, No es más que una repetición de Norbert Wiener que, en 1950, nos enfrentamos a esta obligación: “Hemos modificado tan radicalmente nuestro entorno que tenemos que modificar a nosotros mismos para vivir en escala de este nuevo entorno” (El uso umanode el que re uma ni) .19 En la tradición del darwinismo social, se trata de permitir la supervivencia de los mejor adaptados. ¡Crepin el débil y el no apto!
De ahí el atractivo de las transformaciones genéticas. Aquí está la impostura: detrás del voluntarismo técnico, es la sumisión la que domina; la degradación de nuestro medio ambiente es un hecho ineluctable, al cual solo podemos adaptarnos.
Este transhumanismo adornado con valores ecológicos y democráticos desafía a la vieja administración del desastre por las “burocracias verdes”. 20 No queremos una ecología de restricciones sino de un aumento. O más bien, por cada aumento, de la nivelación de la humanidad en un ambiente verdaderamente inhumano. Tanto porque nos supera – es la tesis de Ray Kurzweil, pionero del transhumanismo para el cual la inteligencia artificial nos obliga a aumentar nuestras capacidades cognitivas – tanto porque es ecológicamente invivible. Probablemente los dos juntos. Aquí está toda su ambición: un insulto a los fundadores de la ecología, Ellul, Charbonneau, Illich.

Prospectiva para aquellos que no quieren adaptarse a lo dañino sino suprimirlosDesarrollando un discurso con afirmaciones ecológicas, los transhumanistas ciertamente quieren desactivar las críticas y aliarse a la opinión pública. Pero la impostura permanece. Hay una corriente técnica de “ecologista”. El prodigio del Club de Roma, con su estudio Stop Growth? de 1972, ¿no es eso haber modelado el mundo en la computadora unos meses antes de que la NASA lanzara su primera observación satelital y monitoreo de la Tierra? 21 La fashionista estadounidense de transumanismo, Natasha Vita-More, se basa en el «segundo onda cibernética “de los años 50-70, que reunió dos campos científicos distintos: la biología y las ciencias cognitivas. Bajo los golpes de zoólogos y biólogos fascinados por la cibernética, la naturaleza se redujo a un “ecosistema”, las relaciones entre los seres vivos y su entorno, a su fisiología, reducido a “sistemas de comunicación interconectados”. “Todo nuestro entorno, y hasta el universo, es un ecosistema independiente pero unificado; nosotros, como formas de vida integradas en este sistema, somos agentes de nuestro propio sistema fisiológico “, nos dice Vita-More. Cuando los “ecologistas” de Lille pusieron los primeros ladrillos de la ciudad “inteligente”, no hicieron más que racionalizar el ecosistema metropolitano considerado como una máquina comunicante.
El proyecto transhumanista es el resultado de nuestra sumisión a la experiencia técnica. Es un proyecto antihumanista, sea lo que sea que Luc Ferry diga en La revolución transhumanista. 23 Cuando el ensayista nos asegura que el transhumanismo es un “hiperhumanismo”, mente. Cuando dice que ya no se trata de “sufrir de la evolución natural, sino de dominarlo y guiarlo nosotros mismos”, evita definir este “nosotros mismos”. ¿Se trata de la gente? ¿O los líderes tecnocráticos, su propia casta de ingenieros de almas y cuerpos? Pero qué esperar del autor del Nuevo Orden Ecológico que, en 1992, asimiló la ecología al nazismo y al antihumanismo. En el cuento transhumanista, la humanidad no está compuesta de animales políticos, sino de máquinas de animales. Esta historia reduce la historia al progreso tecnológico solo. ecologistas, si quieres suprimir la nocividad y no adaptarte a ella, ¡debes restaurar la historia! No confundas el progreso tecnológico y el progreso social y humano. Debemos elegir: seguir siendo humanos de origen animal o ser inhumanos del futuro mecánico.

TomJo, octubre de 2016 www.piecesetmaindouvre.com